La capacidad de hacer más con menos esfuerzo es una constante biológica que encuentra réplica en el mundo de la tecnología de las más variadas e inesperadas formas. En ocasiones estos avances son incluso incorpóreos, tal es el caso de los cada vez más extendidos asistentes digitales.

Atrás quedaron los tiempos en los que estas dos palabras hacían que el consumidor imaginara ingenios hoy tan anacrónicos como el mayordomo de Rocky IV. El ayudante del futuro es omnipresente, omnisciente y (de forma casi universal) femenino. Todo el conocimiento de la red de redes se encuentra ahora al alcance de nuestras cuerdas vocales, y es que gracias a los avances en reconocimiento de voz e inteligencia artificial ya podemos preguntar a nuestro teléfono qué día va a hacer o si debemos salir de casa cinco minutos antes para llegar al trabajo.

Los asistentes de voz comenzaron a gestarse hace más de tres décadas con la creación de las primeras herramientas de dictado informatizadas, pero no se convirtieron en algo cotidiano hasta el lanzamiento de Siri, la dicharachera ayudante de Apple. Desde entonces se han ido sumando otros como Alexa y Cortana, primero para buscar información de forma más simple y luego para simplificar la vida de sus usuarios. Y conforme crece su inteligencia, también lo hacen sus posibilidades.

Hey Siri, búscame un taxi

Siri es parte integral de iOS desde hace más de cinco años, una experiencia que ha permitido a Apple crear uno de los asistentes de voz más versátiles del momento. Sus funciones son realmente extensas; tanto que no siempre resultan evidentes. Mucha gente que lo utiliza diariamente desconoce que, además de enviar mensajes de WhatsApp o introducir citas en el calendario, Siri se integra con las aplicaciones de iOS para hacer posible pedir un taxi sin tener que marcar número alguno o buscar en la aplicación correspondiente.

Como no puede ser de otra forma, Siri se encuentra disponible en todos los dispositivos de Apple, desde el iPhone a los equipos Mac, pasando por el iPad, el Apple TV y el nuevo altavoz inteligente HomePod.

Cuéntame un chiste, Cortana (pero que sea bueno)


Cortana, el asistente de voz de Microsoft, tiene una faceta particularmente jocosa. La inteligencia artificial de la célebre saga de videojuegos Halo puede animar las horas más muertas de sus usuarios con un repertorio de chistes más extenso de lo que cabría esperar en una herramienta habitualmente utilizada para leer el correo electrónico, gestionar la agenda o controlar las luces de casa. Y además, su imitación de Chiquito de la Calzada es impecable.

Introducida como compañera de la gama de teléfonos Lumia, Cortana se puede integrar en cualquier ordenador con Windows 10.

Alexa, quiero mi filete al punto

La cocina a baja temperatura está de moda. Joan Roca y su revolucionaria concepción de la alta cocina ha impulsado la creación de gadgets para cocinillas como los circuladores de inmersión de Anova, que gracias al asistente de Amazon pueden ser controlados mediante órdenes de viva voz. Aquí solo hay una pega, y es que este pinche infalible todavía no entiende español, aunque Amazon ya trabaja en una versión adaptada a la lengua de Cervantes.

@google, recuérdame felicitar a mamá

Si Apple y Microsoft tienen sus propios asistentes, Google no iba a ser menos. Hace poco la firma del buscador anunció la disponibilidad de una versión preliminar de su asistente para teléfonos basados en Android e iOS, y si bien por ahora está orientada a su uso con mensajes de texto dentro de la aplicación Allo, próximamente ganará nuevas funciones. Mientras tanto (y aunque haya que usar los dedos), el asistente de Google ya permite consultar el calendario deportivo, añadir recordatorios e incluso buscar juegos en la tienda de apps de Android.

Actualmente Google está cerrando acuerdos con algunos fabricantes de teléfonos para integrar su asistente en dispositivos como algunas versiones internacionales del LG G6.

BMW, ¿cuándo tengo que cambiarte el aceite?

Dentro de poco lo único que tendrá KITT de fantástico serán sus saltos con turbo boost. Compañías como Hyundai, Ford y BMW trabajan con denuedo para integrar asistentes de voz de firmas como Google, Amazon y Microsoft en sus coches, en ocasiones con prestaciones tan prácticas como inesperadas. Este es el caso de BMW, que utilizará los servicios en la nube de Microsoft para predecir el mantenimiento del vehículo y ofrecer información relevante al conductor sin tener que desviar la mirada a los menús de la consola central.

Un futuro que es ahora

El asistente de voz ya está camino de convertirse en ese amigo que un día vino a saludar y terminó convirtiéndose en compañero de piso. Y aunque hoy por hoy los teléfonos móviles son su hábitat natural, rápidamente están apareciendo nuevas plataformas de integración. Ahí está el Apple Watch, que se conecta al iPhone para poder utilizar Siri desde la muñeca. Pero ese es solo el comienzo.

La comunicación entre los más diversos dispositivos permite por ejemplo hablar con un termostato Nest conectado a un altavoz inteligente Amazon Echo para regular la temperatura de la estancia, o encender las luces de la cocina hablando directamente a un Apple HomePod. Más flexibilidad aún proporciona Cortana, puesto que al formar parte íntegra de Windows 10 puede ser integrada en cualquier sistema domótico basado el sistema operativo de Microsoft. Así, un miniordenador Raspberry Pi puede ser utilizado para subir las persianas o abrir la puerta del garaje.

Los asistentes de voz del futuro, de hecho, serán descentralizados. No habrá necesidad de portar un teléfono, puesto que todos los dispositivos del denominado Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) estarán perpetuamente conectados a la nube. Un buen ejemplo lo tenemos en el frigorífico Smart InstaView de LG (aún no disponible en España), que incorpora Alexa para resolver rápidamente la lista de la compra.

La progresiva integración de este tipo de tecnologías en un mayor número de dispositivos y su acceso a información como el historial de navegación del usuario o el seguimiento del uso de sus aplicaciones proporcionarán a compañías como Apple, Amazon, Google y Microsoft la capacidad para crear asistentes mucho más precisos que hasta ahora. También mucho más inteligentes y simples de usar, haciéndose más accesibles a personas mayores.

Los últimos avances en inteligencia artificial y aprendizaje profundo van más allá del reconocimiento de voz. Interpretar las palabras contextualmente en lugar de literalmente hará que los asistentes digitales del mañana sean mucho más flexibles, mientras que la capacidad para predecir situaciones y órdenes que todavía no han tenido lugar permitirán establecer un auténtico diálogo entre el consumidor y sus dispositivos. Los días en los que un frigorífico solo mantenía la comida fresca serán pronto cosa del pasado.

De smartphones a superphones: cómo la inteligencia artificial multiplica las posibilidades de tu móvil

 


Etiquetas: , , , , , ,