Los pendrives o USB desde hace tiempo son muy populares entre todos nosotros por su versatilidad: nos permiten llevar nuestros archivos en un pequeño dispositivo de memoria para tenerlo a mano y leerlo en cualquier ordenador en el que tengamos acceso. Sin embargo, no todos los archivos son soportados por todos los USB debido, sobre todo, al sistema de archivos. Para cambiar el sistema de archivo o simplemente eliminar completamente su contenido, vamos a ver cómo formatear nuestro pendrive teniendo en cuenta todos estos aspectos.

Formateando el pendrive

La manera más sencilla es, sin duda, conectándolo al ordenador y esperar que éste lo reconozca. Una vez reconocido, abrimos el explorador de archivos de Windows y localizamos la unidad, hacemos clic derecho sobre ella y seleccionaremos la opción ‘Formatear’.

Cómo formatear un pendrive o USB

La ventana que se abre a continuación nos ofrece bastante información: Capacidad, Etiqueta del volumen (por si queremos cambiar el nombre al USB), la opción de formatear de forma rápida, el tamaño de unidad de asignación y, muy importante, el sistema de archivos que deseemos: NTFS, FAT32 y exFAT

Para formatear tu USB en MAC, el procedimiento es similar solo que tendrás que ir a “Utilidad de disco” y en lugar de “formatear” señalar “borrar”.

Qué sistema de archivos elegir

Dependiendo del tipo de archivo que vayamos a utilizar en el pendrive, deberemos utilizar un sistema de archivos u otro. Veamos para qué sirve cada uno:

  • FAT32 – El sistema más veterano de los tres y, por tanto, el que prácticamente cualquier ordenador leerá: Windows, OS X, Linux e incluso otros dispositivos como smartphones, videoconsolas o Smart TV. El problema con este formato es que no podremos almacenar ficheros de más de 4 GB, además de ser menos seguro que sistemas posteriores. Por eso, FAT32 es ideal para pequeños archivos que vayamos a utilizar en diferentes tipos de dispositivo.
  • ExFAT – Digamos que es un FAT32 extendido, más rápido que el anterior pero que, en cambio, no es reconocido por todos los dispositivos diferentes a ordenadores. Eso sí, permite archivos superiores a 4 GB.
  • NTFS – Es el sistema más moderno y, por tanto, mejor objetivamente: más rápido, seguro (podemos asignar contraseñas y cifrado), permite comprimir los archivos, etc. Su mayor desventaja es que no funcionará en dispositivos como consolas o televisores y los ordenadores con OS X y Linux pueden encontrar problemas de escritura e, incluso, de lectura. Por lo tanto, el sistema NTFS es ideal cuando debemos mover archivos entre ordenadores Windows exclusivamente.

Cómo formatear un pendrive o USB

Una vez elegido el sistema que mejor se adapte a nuestras necesidades, simplemente tenemos que elegir si queremos formatear de forma rápida o normal (ésta borra de forma más segura los archivos) y ya tendremos nuestro pendrive preparado para almacenar todo lo que queramos.

Cómo formatear un pendrive para que sea compatible con Mac y Windows

Como hemos visto, de los sistemas de archivos en que podemos formatear nuestro pendrive, el NTFS tal vez es el menos compatible y, desde luego, no funcionará con nuestro MAC. Por eso, lo más indicado es elegir exFAT, la evolución de FAT.

Realmente, un MAC debería poder leer sin problemas un pendrive formateado en NTFS, pero no podrá escribir en él, por lo que no se podría editar un archivo que estuviera en él ni se podría pasar nada a este USB.

Ya que el formate FAT32 tiene la limitación del tamaño de los archivos (no soporta más de 4 GB), la solución es elegir el sistema exFAT.

En Tecnología de tú a tú| Cómo sacar el máximo provecho a los pendrives USB en nuestra Smart TV