Según la imagen que tomemos existirán dos métodos muy sencillos para hacer el proceso. Si el fondo ya es de un color uniforme o poco degradado, nos bastará con elegir la herramienta “Borrado Mágico” de la paleta de herramientas de Photoshop y pinchar sobre el mismo, así desaparecerá y sólo deberemos guardar de nuevo la imagen como GIF para mantener esa propiedad de transparencia. Un JPG nunca podrá contener transparencias.

En caso de tener una imagen complicada, lo primero es usar la “Varita Mágica” para hacer la selección de lo que deseamos mantener de la imagen. Si la zona es complicada puede requerir su tiempo pero merece la pena sin duda.

Ahora copiamos la zona seleccionada que nos interesaba con la varita mágica y abrimos una nueva imagen en Photoshop desde el menú Archivo–>Nuevo.

En la ventana de nuevo archivo de imagen es muy importante seleccionar en lel desplegable “Contenido de Fondo” la opción “Transparente”. Aceptamos y se abrirá un lienzo de nueva imagen.

Ahora simplemente pegamos la imagen copiada en el momento inicial y se guarda como GIF para mantener sus propiedades de transparencia que era el objetivo perseguido.


Etiquetas: