Hubo un tiempo en que la palabra “portátil” era solo una forma más de describir un ordenador lo suficientemente compacto como para poder moverlo de un escritorio a otro sin forzar una hernia. Comparado con esos aparatos de los años 70 y 80, el LG Gram parece algo sacado de las páginas de una novela de ciencia ficción.

Estandarte de la gama de ultraportátiles de la firma surcoreana, este equipo plantea una propuesta tan simple como sugerente: un ordenador con capacidad para ejecutar cualquier aplicación de productividad moderna y disfrutar de contenidos multimedia, pero con un peso de apenas 1 kg. Esto es algo más difícil de decir que de hacer, pero como podrás leer a continuación, el LG Gram es un peso pluma que puede enfrentarse favorablemente a portátiles más grandes.

Magnesio, nanocarbono y muchos puertos

LG Gram análisis

De diseño estilizado y construcción metálica, el LG Gram debe su nombre a su reducidísimo peso. La versión de 15,6 pulgadas, que es la que nos ocupa, apenas pesa unos gramos por encima del kilogramo, lo cual es todo un logro si se considera el tamaño de su pantalla y la potencia del hardware utilizado. Alcanzar esta cota ha sido posible en gran medida gracias al uso de un chasis de aleación de magnesio y nanocarbono, resistente a la par que ligero.

Este material difiere del aluminio utilizado en otros equipos por su tacto, mostrando una cierta flexibilidad que contrasta con la rigidez otros diseños más monolíticos. Al principio, de hecho, puede parecer que en realidad está construido en plástico, cuando en realidad nos encontramos ante un material mucho más noble y duradero. Como se suele decir, las apariencias engañan.

LG Gram análisis

Una vez en las manos, es un equipo que impresiona. Es tan sumamente ligero que da sensación de ser una maqueta más que un producto real, casi como si tuviéramos en nuestro regazo un ordenador vacío, sin procesador, placa, batería ni SSD. Resulta notable que pese a ello nos encontremos ante un laptop con un Core i7 de séptima generación.

El chasis en sí mismo carece de ranuras de ventilación visibles y deja espacio a un buen número de puertos. Más de lo que es habitual en un equipo de su grosor, de hecho. Sus 16,8 milímetros han sido aprovechados al máximo, brindando dos conectores USB 3.0 convencionales, un USB-C 3.0 con capacidad de carga, un conector de carga para el adaptador de corriente y una salida HDMI de tamaño completo. También hay un lector microSD y un minijack para auriculares.

Hay portátiles de mayor grosor con menos puertos que el LG Gram. Lo único que tal vez se puede echar en falta es un conector Ethernet, pero LG ya ha pensado en ello e incluye con el portátil un adaptador USB-C en la propia caja. Realmente es imposible reprochar nada en materia de conectividad.

Rendimiento y batería

LG Gram análisis

Entrados en materia de prestaciones, el LG Gram analizado integra un procesador Intel Core i7-7500U y 8 GB de RAM, dejando el almacenamiento en una unidad SSD de 512 GB. Se trata de una combinación de hardware que proporciona un buen rendimiento con un consumo bastante ajustado, pensando siempre que nos encontramos ante un procesador de bajo consumo para portátiles.

Durante los días que hemos podido pasar con él, el LG Gram ha demostrado tener la potencia suficiente como para desenvolverse con fluidez utilizando las aplicaciones ofimáticas habituales, reproducir contenido multimedia en su pantalla Full HD a un bit rate elevado e incluso realizar trabajos sencillos de edición de vídeo y fotografía. El rendimiento con Paint.net utilizando archivos de gran tamaño, por ejemplo, es totalmente satisfactorio.

Quienes busquen un equipo de prestaciones lúdicas debe saber que el LG Gram no incorpora una tarjeta gráfica independiente. No obstante, la GPU integrada en su procesador Core i7-7500U ofrece un rendimiento 3D bastante razonable si no se quiere ejecutar los juegos más exigentes del momento. A lo mejor no es posible jugar a Doom 3, pero durante las pruebas ha ejecutado Fallout: New Vegas a máxima resolución y con una cantidad de detalle media-alta con la máxima fluidez, mientras que otro clásico como es Trine resulta perfectamente jugable a nivel medio.

LG Gram análisis

Llegados a este punto, es importante hablar de la pantalla. Algunos fabricantes suelen escatimar bastante en este aspecto, pero afortunadamente LG ha integrado un panel LCD IPS de alta calidad. Los colores apenas muestran variación al cambiar de ángulo y su resolución de 1.920 x 1.080 píxeles es adecuada en relación al tamaño. En general exhibe una saturación muy agradable y un brillo satisfactorio.

El tamaño de los marcos de la pantalla es decididamente liliputiense, lo que por su parte ayuda a reducir las medidas del equipo. Como consecuencia directa el LG Gram no incluye una webcam en el margen superior del monitor sino en su parte baja. Por lo demás, su funcionamiento es el mismo que el de cualquier otra webcam.

¿Y qué pasa con la batería? Conocido ya la capacidad de procesamiento, posiblemente esta sea la pregunta del millón. Cada persona utiliza su ordenador de una manera distinta, y no es lo mismo navegar por Internet que editar vídeo o quemar los descansos con ese videojuego para el que nunca encuentras tiempo en casa. Por este motivo es imposible realizar una medición universal capaz de proporcionar una cifra de autonomía apta para todos los consumidores.

En nuestro caso, hemos simulado un uso multimedia intensivo. Para ello dejamos el equipo con el Wi-Fi encendido y reproduciendo en bucle un vídeo en Full HD con una calidad muy elevada. El nivel de brillo es el configurado por defecto. En este supuesto la duración de la batería es de aproximadamente 6 horas. Creemos que es un buen valor para un equipo con una pantalla de su tamaño. Asumiendo un uso ofimático convencional, el LG Gram tiene la autonomía suficiente para aguantar con seguridad toda una jornada sin necesidad de recurrir a un enchufe.

Teclado iluminado y agradable al tacto
LG Gram análisis

El teclado es uno de esos aspectos poco cuidados por algunos fabricantes y en los que el usuario no presta mucha atención hasta que es demasiado tarde. Después de todo vamos a tener que estar trabajando todo el día con nuestro ordenador, así que nos conviene que tenga una buena calidad. Esto suele implicar un recorrido de tecla adecuado y un espacio generoso entre caracteres.

El LG Gram muestra aquí algunos puntos reseñables. Por ejemplo, incorpora un teclado numérico independiente que puede ser muy interesante si se va a trabajar continuamente con hojas de Excel o la calculadora de Windows es algo así como otro órgano más de nuestra anatomía. Es un detalle a tener en cuenta si nuestro trabajo contempla la introducción de cifras de forma continua.

LG Gram análisis

La activación de las teclas es suave. El LG Gram es un equipo muy fino, por lo que no hay espacio para un recorrido particularmente profundo o de activación contundente para los que gozan aporreando el teclado como si fuera una vieja máquina de escribir. Estamos ante un portátil más adecuado para las personas con tecleo ligero y suave, pese a lo cual el tacto es agradable y bien definido. Cabe destacar el buen tamaño y el espaciado de las teclas. Pasar de un teclado de sobremesa tradicional al LG Gram no será un problema.

Por último, podemos señalar que el teclado cuenta con iluminación graduable. Un extra en ocasiones olvidado y que puede resultar muy práctico cuando hemos de trabajar a oscuras.

Conclusión: te olvidarás de que lo llevas encima

LG Gram análisis

El LG Gram es un ordenador que realmente hace justicia al término ultraportátil. Con un peso de un kilo rascado y unas posibilidades de uso lo suficientemente amplias como para satisfacer las necesidades del usuario corriente, se trata de una opción muy sólida. Particularmente si la facilidad de transporte y la presencia de un teclado agradable son los factores primordiales.

Sin duda, hoy en día no cuesta mucho trabajo encontrar un ordenador portátil de bajo peso. Lo que ya no es tan habitual es que te olvides de que lo llevas en la mochila, algo que no nos había pasado hasta probar el LG Gram durante unos días. Y eso es algo que deja marca, en especial si hablamos de un equipo de 15,6 pulgadas y procesador Core i7.

Por su capaz hardware, brillante pantalla y facilidad de transporte, el LG Gram es una excelente opción para todas aquellas personas que viajan frecuentemente o quieren un equipo que se camufle sin estorbar entre los libros de la mochila. Tan solo acuérdate de sacarlo cuando vuelvas a casa.

Hasta el 19 de enero, toda la gama LG Gram con un 20% de descuento en El Corte Inglés

LG Gram


Etiquetas: , ,