Largo y tendido se ha hablado y escrito durante los últimos meses sobre las medidas antipiratería aplicadas a las redes P2P. Esto sólo acaba de empezar, ya que tendremos polémica para rato. En nuestro país se esta gestando una batería de medidas a aplicar por el Ministerio de Cultura.

El Gobierno ya ha dejado caer algunas opiniones a manera de globos sonda y permiten entrever que las medidas a adoptar van a ser bastante impopulares, al menos respecto a cualquiera que no viva de los derechos de autor.

Las advertencias han comenzado incluso antes de aparecer las nuevas leyes, en forma de campañas publicitarias pagadas por todos los contribuyentes en las que se tacha de ilegal el compartir archivos. Varias asociaciones de internautas, con la máxima de que la mejor defensa es un buen ataque, han interpuesto una demanda contra los responsables de estas últimas campañas de publicidad, ya que a su juicio falta a la verdad, es incoherente y entra en conflicto con el derecho a una información libre.

Mientras esto sucede en nuestro país, en el resto del mundo la doctrina Sarkozy del sistema de avisos para cortar el suministro de banda ancha a los abonados, va ganando adeptos. Italia ya ha pasado de las consultas preliminares a desarrollarlo en vistas a una implantación a corto plazo, en Reino Unido, aunque la idea gusto al pleno del ejecutivo, se ha desestimado finalmente debido a presiones de varios magistrados que calificaban de inconstitucional e incompatible con un gran numero de leyes garantistas.

La administración Obama parece decidida a abandonar los pleitos multimillonarios contra los usuarios que descargan contenidos protegidos por el nuevo sistema de avisos por una razón sencillamente económica. Se han dado casos de condenas de más de cien mil dólares en personas por el delito de tener en su poder tres temas en mp3 sin haber podido demostrar su adquisición por vías legales.

Para echar mas leña al fuego, ahora le ha tocado el turno a las instituciones de la Unión Europea, y han terminado de enmarañar el asunto. Un informe del Parlamento Europeo ha rechazado la implantación del sistema de avisos francés y de paso le da un buen rapapolvo, al añadir que el acceso a la información es fundamental para combatir “el analfabetismo tecnológico” que es el analfabetismo del siglo XXI. Más madera, es la guerra…


Etiquetas: ,