Que la primavera es la estación de las alergias es una realidad sobradamente conocida. Una patología que tiene lugar cuando nuestro organismo reacciona de forma exagerada a un agente externo, teóricamente inocuo, y da lugar a una serie de reacciones que van desde los estornudos a otras afecciones dermatológicas.

Por fortuna, la tecnología nos lo pone un poco más fácil, ofreciéndonos una serie de herramientas que nos permitirán no solo obtener más información sobre la “dolencia” que nos ocupa, sino hasta apps específicas para conocer los niveles de polen del ambiente y similares. Hoy recabamos algunas de las más útiles.

Para conocer los niveles de polen

Beautiful young woman gardening

Como comentábamos, saber la concentración de polen que existe en el ambiente resulta especialmente útil si estamos pensando en salir a dar una vuelta, hacer deporte al aire libre, etcétera. Y aunque existen varios momentos del día en los que estos se encuentra más altos (a primeras horas de la mañana y últimas de la tarde) y otros en los que se encuentran más bajos (después de llover), siempre se agradece una herramienta que nos lo diga con exactitud.

Es precisamente lo que hace Alerta Polen, que nos brinda la oportunidad de configurar notificaciones que nos avisen cuando estos suben en exceso, y que utiliza nuestro GPS para ubicarnos; aunque podemos elegir manualmente la estación de medición más cercana. Determinar el tipo de polen al que somos más sensibles también es posible.

Muy parecida es Niveles de Polen, que cuenta con información de hasta 85 estaciones de medición y tiene en cuenta cincuenta clases de polen distintas que muestra en forma de gráfico en función de su concentración en el ambiente. Incluye la fecha de medición, geolocalización y un glosario especializado. No se quedan tampoco atrás Alérgicos al polen y Al K. Polen, esta última en clave de humor.

Para informarse

info

Si lo que queremos es informarnos en mayor profundidad, podemos decantarnos por 1.000 Alergy, Asthma & Inmunology Dictionary, una especie de enciclopedia sobre las alergias, el asma y el sistema inmunológico que cuenta con un índice de búsqueda rápida, marcadores para favoritos, fotografías y gráficos explicativos.

MiniAtlas Alergia, por su parte, está enfocada a los profesionales de la medicina y, más concretamente, a explicarles a los pacientes la naturaleza del trastorno alérgico mediante diferentes recursos didácticos, desde imágenes hasta gráficos, pasando por explicaciones asequibles pero concretas. Incluye un sistema de búsqueda por palabras clave y facilita la comunicación.

guia

R-Alergo, por su parte y aunque no es propiamente informativa, nos muestra el recorrido que debemos coger para evitar las zonas “más arriesgadas”, es decir, los aledaños de parques y similares donde puede haber mayor acumulación de polen. Un trazado al más puro estilo Google Maps –hasta es posible incluir puntos concretos-que, de momento, únicamente funciona en Valencia. Precisamente son la Universidad Politécnica de esta ciudad y el Hospital de Salud La Fe las que se encuentran tras su desarrollo. Otro de sus puntos fuertes lo protagoniza su sección de consejos.

Y Allergy Guide, como su propio nombre indica, constituye una completa guía sobre los tipos de alergia y responde a cuestiones sobre cómo reacciona nuestro cuerpo al polen, los ácaros, los alimentos y demás. Algo que ofrece de forma asequible y sencilla. Incluye los síntomas y consejos para mitigarlos. Home Remedy for Allergy, por su parte, se centra precisamente en estos últimos, aunque se trata de remedios caseros.

Para registrar los síntomas

Los más metódicos, asimismo, seguro que agradecen una utilidad en la que registrar y documentar los síntomas, e incluso añadir los medicamentos que han utilizado. Para ello nada como e-Symptoms, un diario en el que es posible añadir ambos con sumo detalle y crear gráficos a partir de esta información. Incluye un test muy útil para hacerte una composición de lugar.

Va un poco más allá Allergy Track que no solo permite monitorizar los síntomas, sino también medir el impacto que estos tienen sobre la productividad del paciente. Incluye consejos para minimizar la exposición y controlar las consecuencias. Ha sido desarrollada por Stallergenes y la Federación Europea de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias.

sintomas

Polen Control se encuentra a medio camino entre la información sobre los niveles de polen y el registro de los síntomas pues, aunque ofrece una parte de datos que recoge de los centros especializados de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica –y la posibilidad de añadir alertas–, también cuenta con otra en la que el usuario tiene la opción de anotar los síntomas que va padeciendo. La app, automáticamente creará un informe y un historial de paciente.

Otras alergias

Más allá de las alergias causadas por el polen o cuyos síntomas se manifiestan en afecciones dermatológicas, no podemos dejar de lado las alergias alimentarias, que cuenta con sus propias utilidades. Nos quedamos con Food Allergy Translate, ideal para aquellos alérgicos que adoran viajar pero que ignoran el idioma del país. En concreto se trata de una especie de traductor con el que podrás advertir a los restaurantes que visites de cuál es tu intolerancia. Tienes hasta 33 idiomas entre los que elegir.

Qué puedo comer, por su parte, es perfecta para encontrar información sobre más de 20 mil productos. Basta con escanear su código de barras para saber si puedes ingerirlo. También incluye recomendaciones basadas en las prescripciones de la OMS sobre el consumo de azúcar, grasas saturadas y sal, entre otros. Intolerapp es muy parecida, aunque las referencias se reducen a la mitad. Lo ideal es combinarlas.

Imágenes | iStock: Tharakorn, Photodjo, Halfpoint y ChesiireCat.

En Tecnología de tú a tú |Así es la nueva generación de aspiradoras que revolucionará la limpieza del hogar


Etiquetas: