Un informe de la Internacional Federation of the Phonographic Industry
(IFPI) destaca que este año a pesar de haber aumentado la venta legal de música online, se ha registrado un aumento de la piratería a través de redes P2P.


Jonh Kennedy
, directivo de IFPI, señala que hasta ahora “se ha permitido el robo de los derechos de autor en las redes P2P con la excusa del avance tecnológico”. Según Kennedy parece que esta tendencia se invierte y que los gobiernos empiezan a luchar activamente contra la piratería haciendo referencia a las medidas adoptadas por Francia. Apela a una legislación europea para que se pueda combatir este ‘problema’ en todos los países. El informe señala los retos a los que se enfrenta la industria musical, en su adaptación desde el único formato musical global a los cientos de formatos y productos digitales de esta era.

IFPI destaca que por cada descarga legal en el mundo se producen 20 descargas ilegales y cita que sólo en EEUU la piratería causa a la industria discográfica unas pérdidas de 3.700 millones de dólares.

Otro de los aspectos curiosos que destaca es que en España y en Alemania un tercio de los usuarios de Internet descargamos contenidos de las redes P2P, un cifra altísima.

El informe señala la otra cara del negocio. A pesar de que las ventas de música en soporte físico hayan bajado enormemente, las ventas en Internet han subido entre un 40 y un 50% respecto al año pasado. De hecho leemos que las discográficas se han dado cuenta que por mucho que arremetan contra Internet, es ahí donde está el negocio en este momento, y no en las estanterías de la zona de discos en los grandes almacenes.

Aunque el informe reconoce que cada vez somos más conscientes de que la descarga de archivos ‘peer to peer‘ es un delito, hoy un periódico recogía la noticia de que un juez italiano desestimaba una acusación de violación de los derechos de autor por descargas musicales considerando que no existe ánimo de lucro en el intercambio.

En resumen, que por lo que parece todavía tendrá que pasar un tiempo hasta que nos mentalicemos que descargar archivos de Internet está mal. Las discográficas tendrán que buscar nuevas técnicas e incluyendo contenidos extras o algo parecido. Por que claro, ¿cómo pueden convencernos de pagar por algo que podemos tener gratis?


Etiquetas: ,