Durante los últimos años, la tecnología ha experimentado un auténtico boom, un crecimiento que ha traído aparejado mejoras en las conexiones y dispositivos, así como la popularización de “artilugios” que antaño hubiéramos considerado impensables. Es el caso, por ejemplo, de los wearables enfocados sobre todo al ámbito de la salud y el ejercicio físico.

De hecho, este tipo de gadgets ayudan a los más deportistas a incrementar su rendimiento. Sin embargo, no hace falta irse tan lejos, pues la música también les permite hacerlo de un modo más sencillo. Pero, ¿qué sistema escoger en función de nuestra modalidad? ¿Cuáles son los más cómodos? ¿Y los que permiten mayor libertad de movimientos? Hoy recabamos algunas ideas al respecto.

Las virtudes de la música en la práctica deportiva

adult-1867757_640

Antes de empezar, lo primero es intentar descubrir por qué resulta tan recomendable escuchar música durante la práctica deportiva. Para empezar, mitiga la sensación de esfuerzo y nos estimula desde un punto de vista psicológico, atenuando el dolor, y agudizando el vigor y la diversión.

Por supuesto, también puede ayudarnos a relajarnos y a liberar tensiones; y favorece la concentración y la sincronización. Esto repercutirá positivamente sobre la calidad de los entrenamientos, en especial en disciplinas como la carrera, el ciclismo y demás.

Evidentemente, deberemos ir con cierto cuidado a la hora de elegirla, adaptándola al tipo de ejercicio e intensidad; y valorando algunas cuestiones como el ritmo, la tonalidad (menor o mayor), estilo, asociaciones, letra, y otros. Pero ya entraremos en detalles más tarde.

Para los amantes del gimnasio y la bicicleta

Satisfied with his work out.

Dicho lo cual, primero nos centraremos en aquellos que adoran ejercitarse combinando la musculación con el ejercicio cardiovascular. Un perfil, digamos, básico, habituado a la sala más que a las clases, que no lleva a cabo movimientos bruscos, sino solo los que requieren las máquinas de press, la cinta de correr, etcétera.

Una clase de usuario para el que será imprescindible la resistencia. Y precisamente la música es capaz de incrementarla hasta un 15%, según los expertos de la Universidad de Brunel (Londres). Para escucharla cuentas con varias opciones interesantes, en función de lo que prefieras: auriculares deportivos, auriculares deportivos inalámbricos y de botón. Los puntos básicos serán que repelan el sudor y que los materiales sean resistentes.

Maure woman cycling

Respecto a los intraauriculares nos quedamos con los inalámbricos de botón de Energy Sistem, que cuentan con una forma ergonómica que se adapta a la oreja y que se encuentran unidos por un pequeño cable que evitará que caigan al suelo si finalmente se desplazan. Además, tienen Bluetooth y manos libres, y almohadillas intercambiables. Los TomTom Sports Basic son muy parecidos, aunque se fijan colocándose alrededor de la parte exterior del cartílago.

Captura de pantalla 2017-04-11 a las 16.57.49

Estas recomendaciones pueden ser de gran utilidad también para los ciclistas, cuyo rango de movimiento no es tan amplio como el que se lleva a cabo en modalidades más bruscas y que requieren de dispositivos que no amortigüen del todo el sonido exterior; es decir, que no tapen por completo el pabellón auricular, pues podría ser peligroso si salen a pedalear cerca de la carretera y similares. Por no hablar de la falta de transpiración y otras incomodidades que pueden acarrear.

Para correr: la sujeción, clave

Captura de pantalla 2017-04-11 a las 17.12.58

Otros beneficios de escuchar música mientras hacemos ejercicio son que nos ayuda a mejorar la coordinación y que favorece la adquisición de habilidades motoras, algo imprescindible en el consumo de oxígeno (nuestros requerimientos se reducen si llevamos un ritmo continuado).

Aquí la idea será adaptar la cadencia de la zancada al compás de la canción, preferentemente animada si lo que queremos es ganar velocidad. Belle and Sebastian, Yelle, Stereolab, etcétera, son algunos grupos recomendables.

Captura de pantalla 2017-04-11 a las 16.26.47

Lo más importante a la hora de elegirnos será el tipo de sujeción. Es conveniente escoger unos que rodeen la oreja, con clip de enganche y dispongan de un soporte trasero, como algunos de los incluidos en el punto anterior. Los RP-HS47E-W de Panasonic son uno de los modelos más cómodos, pues vienen con una sujeción almohadillada muy parecida a la que integran los auriculares tipo diadema.

Y los BackBeat Fit de Plantronics permanecen en su sitio gracias a su elaboración en una sola pieza (rígida). Los MDR-AS210Y de Sony, de botón y con ganchos ajustables que los mantienen “impasibles”, no se quedan atrás tampoco, y son resistentes a las salpicaduras.

Para hacer Pilates y Yoga: apuesta por la libertad de movimientos

Exercising at home

Para algunos especialistas, incluidos los responsables del citado estudio, escuchar música nos permite experimentar que nos encontramos en sintonía con lo que estamos haciendo, que se trata de una actividad natural, que surge de manera fluida. Unos principios muy importantes en modalidades como el Yoga y el Pilates, en las que el equilibrio y la concentración resultan básicos.

Además, hay que tener en cuenta que se trata de disciplinas que podemos practicar en casa y en las que no sudaremos tanto como en otras. Ambas cuestiones nos llevan a contemplar los altavoces Bluetooth y los auriculares de diadema. Eso sí, estos últimos que sean inalámbricos para que no interfieran con las posiciones más complicadas. La amortiguación de ruido será un extra muy interesante a la hora de relajarse.

La variedad de modelos es muy amplia y la elección quedará determinada por nuestras sensaciones. Por ejemplo, tenemos dispositivos como los auriculares de diadema Elbe ABT032, que cuentan con una forma un tanto distinta de la que estamos acostumbrados, más alargada. Esto reduce la sensación de “tapón” sobre los oídos y les da un aspecto muy estético.

Captura de pantalla 2017-04-11 a las 17.02.37

Los de diadema de Sony MDR-100ABN son uno de nuestros favoritos, pues se pueden plegar para transportarse cómodamente y cuentan con una tecnología de reducción de ruido digital y audio en alta resolución. Vienen con micrófono integrado y tienen NFC y Bluetooth.

En cuanto a los altavoces inalámbricos, es una forma muy cómoda de llevarte la música del móvil a cualquier habitación, sin necesidad de usar los del terminal. El abanico de opciones resulta muy amplio, todo dependerá del tamaño que se necesite, de la música que elijas, de la calidad que desees, etcétera. Proponemos tres opciones distintas: el JBL Flip 3, el Sony SRS-X11, y el Marshall Acton. Los primeros son muy ligeros y tienen una apariencia modera, sport, mientras que el último es ideal para los amantes de lo retro.

Bajo el agua: dispositivos acuáticos

swimming-1900324_640

Para acabar, incluso si practicas natación, puedes acompañar las brazadas con música para disfrutar de sus beneficios aplicados al deporte. Aquí la coordinación y la diversión serán claves. Necesitarás unos auriculares específicos, que resistan la inmersión pero también el desplazamiento bajo el agua. Los acuáticos con MP3 integrado de Xsories resultan muy cómodos y ligeros, y aguantan temperaturas de entre cinco grados bajo cero y cuarenta.

Imágenes | iStock: shironosov, stockstudio, halfpoint, Ridofranz, izf y Emiliozv

En Tecnología de tú a tú | Ponte en forma: cinco auriculares diseñados para hacer deporte


Etiquetas: ,