81lDM9TqcJL._SL1500_

Cuando pensamos en comprar una cámara de fotos no siempre somos conscientes del reto que eso supone en estos tiempos. Aunque puedan parecer todas esencialmente iguales en una primera aproximación, la realidad es bien distinta y existen notables diferencias entre ellas.

En el principio de los tiempos de la fotografía comercial apenas solo había cámaras réflex con ópticas intercambiables. Luego llegaron las compactas con objetivos que no era posible cambiar y después las cámaras de sistema o CSC (Compact System Camera), con ópticas intercambiables pero en las que se ha eliminado el espejo tradicional de las réflex o SLR (Single Lens Reflex).

Hasta aquí todo bien: tenemos esencialmente tres tipos de cámaras donde elegir. Solo tenemos que ver cual de ellos nos conviene más a la vista del tipo de fotos (y vídeos) que queramos hacer, las características de cada tipo de cámara y el presupuesto del que dispongamos.

Pero no: en los últimos tiempos los fabricantes han conseguido mezclar características técnicas de una gama con las de otra, superando carencias de unas con injertos heredados de otras para crear cámaras imposibles hace solo unos años.

Réflex, CSC y compactas

Partamos de una primera descripción rápida de cada una de las categorías mencionadas antes: Réflex, CSC y compacta, haciendo énfasis en sus puntos fuertes y los no tan fuertes.

2000px-Sensor_sizes_overlaid_inside_-_updated.svg

A modo de spoiler, decir que los elementos más importantes de la cámara y de los que depende la calidad de las imágenes son el sensor, la óptica y el procesador de imagen. Y cada tipo de cámara impone sus condiciones a la hora de que el fabricante elija estos componentes.

¿Qué es una cámara Réflex o SLR?

Las cámaras SLR o réflex son, por decirlo de un modo sencillo, las cámaras de toda la vida. Tienen un espejo que se interpone entre la óptica y el sensor, que es el que hace que podamos tener un visor óptico en el que vemos (casi) exactamente lo mismo que saldrá en la foto una vez hecha.

cutaway-2k

Para hacer la foto, la cámara, tras pulsar el botón de obturación, levanta el espejo y deja pasar la luz hacia el sensor durante el tiempo en el que hayamos configurado los parámetros de la cámara y concretamente el tiempo de exposición.

Las cámaras SLR son más voluminosas que el resto en general. Necesitan espacio para alojar el espejo, lo cual es una limitación a la hora de reducir el tamaño. Aún así, consiguen tener un tamaño y peso muy razonables. También se caracterizan por tener un considerable número de controles para realizar los ajustes que requiera la situación para hacer la mejor captura.

81rtwS-6-OL._SL1500_

Además, las ópticas son voluminosas y pesadas a poco que usemos objetivos de tipo tele. Pero precisamente estos inconvenientes hacen que exhiban virtudes como la de tener un visor óptico que no sufre de retardos, con una nitidez y luminosidad excelentes, muy superiores a lo que pueda ofrecer un visor electrónico.

La velocidad de operación es muy alta. Al reducir la electrónica al mínimo, apenas sí se necesita tiempo desde que se enciende la cámara hasta que está lista para disparar. Y el tiempo entre foto y foto es prácticamente cero. Esta electrónica comedida también hace posible que la batería dure cientos de disparos, hasta llegar incluso a 700.

El tipo de sensor que llevan las SLR, puede ser tanto de tipo Full Frame (de tamaño completo igual al tamaño de los negativos de 35 mm de película) o APS-C con un tamaño menor que el Full Frame, pero mucho más grande que el de la mayoría de las cámaras compactas y  más grandes que el de algunas CSC con sensor Micro Cuatro Tercios.

¿Qué es una cámara CSC, EVIL o cámaras sin espejo?

En las cámaras CSC, el espejo no existe y por ende, tampoco el visor óptico. De modo que para realizar el encuadre, tendremos que usar la pantalla trasera o un visor electrónico en el que la imagen que vemos se captura electrónicamente a partir de la que atraviesa la óptica. Así, vemos lo mismo que saldrá en la foto, aunque en una pantalla OLED o LCD.

sonya7sgal

Eso sí, la ausencia de espejo hace posible que sean cámaras más manejables, con un menor tamaño en general y un peso más comedido. A la hora de hacer la foto, o bien se abren y cierran las cortinillas metálicas del sensor en el caso de que tengamos un obturador mecánico. O bien se activa y desactiva el sensor si tenemos un obturador electrónico. De este modo, el sensor captura la escena para procesarla y convertirla en el fichero de imagen que se almacena en la tarjeta de memoria.

Las ópticas intercambiables son de menor tamaño y peso, en general. Pero no todo son ventajas, estas cámaras compensan la falta de espejo con la electrónica para generar la previsualización en el visor electrónico. Y precisamente esa electrónica hace que la velocidad de respuesta de las CSC sea, en general, más lenta que en las SLR.

81qAGcdRXoL._SL1500_

Al mismo tiempo, estas cámaras suelen “chupar” batería más rápido que en las SLR, reduciendo el número de disparos a 200 o 300.

Cámaras sin espejo compactas

En las cámaras compactas, las ópticas no son intercambiables. El tamaño es la prioridad y se consigue que sea pequeño usando sensores de un tamaño mucho menor que en las SLR y las CSC. Existen excepciones, pero son la minoría y reservadas para nichos de mercado muy concretos y con precios altos.

En estas cámaras, generalmente no hay ni siquiera visor electrónico, usando la pantalla para encuadrar, o en su defecto, visores ópticos en los que no se corresponde lo que vemos con el resultado final.

x70_top_black

Al tener un sensor pequeño, la calidad de las imágenes será peor, sobre todo en condiciones de poca luz. La autonomía se reduce a dos o tres cientos de capturas y la rapidez de uso depende de factores como el tiempo que tarde la óptica en desplegarse desde su estado de reposo.

Dentro de las compactas, es posible distinguir dos subcategorías: las compactas de tipo bridge en las que se apuesta por un tamaño y estética similar al de una réflex, con ópticas de tipo zoom con teles de incluso más de 1.000 mm. Por otro lado, están las compactas tradicionales, en las que el tamaño y el peso se reducen al máximo posible, con ópticas fijas o zoom con teleobjetivos no especialmente llamativos.

En la tabla siguiente te resumimos las claves que permiten caracterizar a los diferentes tipos de cámaras. Los datos sobre tamaño de sensor pueden variar en algunos casos. No es una tabla exhaustiva y, por ejemplo, en cámaras compactas podemos encontrar sensores de tamaño APS-C o Full Frame, por ejemplo.

Réflex CSC Compacta Bridge Compacta
Sensor Full Frame o APS-C Full Frame, APS-C o Micro Cuatro Tercios 1’’ o 1/2,3’’ 1’’ o 1/2,3’’
Óptica Intercambiables con monturas diferentes según la marca y el modelo Intercambiables con monturas diferentes según la marca y el modelo Fija, con zoom muy potentes que pueden llegar a más de 1.000 mm. Fija con zoom supeditado al tamaño que se quiere que tenga la cámara.
Visor Óptico de pentaprisma / en pantalla trasera Electrónico / en pantalla trasera Electrónico / pantalla trasera / óptico con deformación por paralelaje Electrónico / pantalla trasera / óptico con deformación por paralelaje
Procesador de imagen Simple o dual de alto rendimiento Simple o dual de alto rendimiento Simple (salvo modelos de gama alta) Simple (salvo modelos de gama alta)
Tamaño / Peso Elevados. A cambio la ergonomía es mejor, así como la estabilidad en el enfoque Comedidos en general, aunque depende de la óptica que elijamos Voluminoso, dependiendo de cuánto zoom tengamos en la cámara. Pero se parecen a las SLR Compacto y con un peso comedido
Autonomía Buena Regular Regular Regular
Conectividad Empieza a ser normal tener conectividad WiFi y/o GPS Es habitual tener conectividad WiFi Es habitual tener conectividad WiFi Es habitual tener conectividad WiFi
Precio Depende del modelo. Desde muy económicas hasta precios desorbitados Depende del modelo. Desde muy económicas hasta precios desorbitados Comedidos en general. Aunque depende del modelo concreto Comedidos en general. Aunque depende del modelo concreto
Elementos mecánicos Espejo / óptica / Obturador Obturador opcional / óptica No No
Grabación de vídeo Es posible grabar vídeo, aunque solo las más recientes ofrecen enfoque automático, por ejemplo Existen cámaras CSC de gran reputación para grabar vídeo de alta calidad Es posible pero no esperes mucho más allá de grabaciones convencionales para “pasar” el trance y ya Es posible pero no esperes mucho más allá de grabaciones convencionales para “pasar” el trance y ya

¿Qué cámara necesito?

Tras esta presentación, podemos retomar el planteamiento del artículo y dar unas pautas para ayudarte a elegir cámara.

La elección final dependerá de qué prioricemos y de qué estemos dispuestos a sacrificar. Por ejemplo, si queremos la máxima calidad y agilidad, una SLR será la elección óptima, sacrificando el tamaño y el peso. Veámoslo.

Tengo un presupuesto ilimitado

En el supuesto de tener un presupuesto ilimitado, las propuestas CSC de gamas más altas de fabricantes como Sony, Fujifilm u Olympus ofrecen cámaras tan rápidas como las SLR, con sensores que incluso son de tamaño completo como sucede con algunas gamas de Sony. Fujifilm con la X-Pro2 es un buen ejemplo de cámara CSC de gama alta sumamente capaz.

03_X-Pro2_BK_Front_35mm_White

Existen, en general menos ópticas donde elegir, pero las que hay son de muy buena factura aunque con precios muy elevados. De todos modos partimos del supuesto de que no tenemos problemas de dinero. Y en caso de necesidad podemos usar adaptadores para usar objetivos de otros sistemas.

La grabación de vídeo es posible con muy buenos argumentos por parte de modelos como el GH4 de Panasonic. En conjunto podremos tener una cámara con una calidad excepcional, rápida, robusta y versátil con un tamaño y peso inferiores a los de una SLR.

00110114004483____1__1200x1200

Eso sí, recuerda comprar varias baterías extra.

Quiero máxima calidad, rapidez y buen precio

En este caso, salvo que acudamos a cámaras CSC de gamas muy altas como las más recientes de Fujifilm, Olympus o Sony, tendremos que elegir una SLR.

Existen cámaras SLR magníficas, con sensores de gran calidad y funciones sumamente avanzadas en las gamas medias de Canon o Nikon que apenas se diferencian de modelos de gamas más altas salvo por aspectos que solo los profesionales aprecian/necesitan como una mayor robustez gracias al uso de la aleación de magnesio en la carcasa, por ejemplo. La Canon EOS 80D, sin ir más lejos, combina una tecnología puntera con un precio sensato.

00110114120404____1__1200x1200

En las cámaras SLR también hay más objetivos donde elegir, con precios que parten de cantidades muy razonables para presupuestos modestos. Por ejemplo, una óptica de 50 mm con apertura F1.8 puede costar menos de 150 € para cámaras SLR de Canon o Nikon.

00110110676086____1__1200x1200

Si buscas un modelo con sensor de tamaño completo, hay propuestas SLR con precios altos pero terrenales como la EOS 6D de Canon o la Nikon D610. Los sensores Full Frame son los que ofrecen una mayor calidad de imagen gracias a su mayor tamaño.

Quiero calidad, pero sin tener que cargar con un quintal

En este caso, las cámaras CSC son la solución. Eso sí, si no tienes un presupuesto generoso, tendrás que conformarte con modelos un tanto “lentos” en los que la velocidad de respuesta de la cámara a la hora de hacer fotos no será comparable a la de las SLR.

Si haces fotos “tranquilas” y no necesitas que la cámara esté lista en una décima de segundo, perfecto. La calidad de cámaras CSC como las de Sony, Fujifilm, Panosonic u Olympus es comparable a la que obtienes con una cámara SLR de gama media. A modo de ilustración, el modelo Alpha 5000 de Sony es una propuesta buena, bonita  y bastante barata.

00110114003204____8__1200x1200

En el caso de que quieras tener diferentes ópticas, las ventajas frente a una SLR se harán mas evidentes gracias al mejor tamaño que tienen los objetivos para cámaras CSC.

Soy un fotógrafo casual

Y que no quiere complicarse la vida pero busca buenas fotos. En este caso, una cámara compacta bridge puede ser la solución óptima. Este tipo de cámaras son una navaja suiza de la fotografía, con zoom potentes que permiten hacer tanto fotos de paisajes como de naturaleza sin cambiar de objetivo y en modos automáticos.

No ofrecen la mejor calidad del mundo, desde luego, pero si elegimos una cámara bridge con un sensor de 1’’, aunque el precio no será pequeño, podremos hacer todo tipo de fotos sin tener que aprender prácticamente nada sobre fotografía. En este caso, a modo de ejemplo, la Panasonic Lumix DMC-FZ2000 es una propuesta que encaja con esta premisa.

00110114288417____12__1200x1200

Las propuestas de Sony, Canon o Panasonic de esta gama suelen ser apuestas seguras dependiendo del precio y el nivel de zoom que queramos.

El mínimo tamaño con la máxima calidad

Si esta es nuestra prioridad, tendremos que ir a por una compacta. Hay un modelo de cámara compacta de Sony, con óptica fija y sensor de tamaño completo que haría las delicias de los sibaritas de la fotografía. Pero cuesta más de 2.000 €.

b692e41521ca9a2be7a6e5eefea24f42

Si queremos un sensor grande pero sin llegar a Full Frame, los modelos compactos con ópticas fijas y sensor APS-C como la X70 de Fujifilm son una elección equilibrada. Tienen un tamaño de compacta, con calidad equivalente a una CSC o incluso una SLR. Eso sí, tendremos que conformarnos con una óptica fija de 24 mm o 28 mm.

Un paso más abajo está la Sony DSC RX100 M4, con un precio superior a 1.000 €, pero que combina foto de gran calidad, vídeo, grabación a 1.000 fps, modos manuales y un visor electrónico excepcional en un tamaño mínimo.

Después tenemos las cámaras de otros fabricantes como Canon, Fujifilm o Panasonic con un sensor de 1’’ también de gama alta, pero no tan alta. Suelen tener un zoom modesto de 4x o 5x, suficiente para hacer fotos de paisajes y de retratos.

Tengo un móvil con una mala cámara

Y no quiero comprar un smartphone nuevo. En este caso, si queremos usar una cámara dedicada para hacer fotos que podamos compartir al momento usando nuestro smartphone, podremos elegir una cámara compacta de entre 100 € y 200 € que tenga conectividad WiFi para hacer las fotos con la cámara y pasarlas al móvil sin necesidad de un PC. La cámara Canon Ixus 180 cumple, sin ir más lejos con esos requisitos.

La calidad de una cámara compacta básica ya está superada por los móviles de gama alta, pero si nuestro smartphone no tiene una buena cámara, es más interesante invertir 100 € en una cámara dedicada que 700 € en un móvil nuevo.

00110114003626____1__1200x1200

Si queremos una cámara de más calidad, existen modelos con conectividad WiFi tanto en el segmento de las compactas como las bridge, las CSC y las SLR. Es más, hay SLR de gama baja con WiFi que son más económicas que un smartphone de gama media.

Y si buscamos el máximo de calidad, algunas de las nuevas cámaras profesionales  de  fabricantes como Canon ya incluyen conectividad NFC y WiFi e incluso GPS.

Soy un fotógrafo profesional

Los fotógrafos profesionales suelen decantarse por las SLR como equipo para hacer sus trabajos. No uno, sino dos cuerpos con un buen repertorio de ópticas fijas y zoom junto con flashes y otros accesorios. No solo cámaras SLR, sino también de medio formato como las Hasselblad, aunque es un tipo de cámara que se queda fuera del propósito de este artículo.

Pero empiezan a verse movimientos de fotógrafos pro que se decantan por sistemas CSC de gama alta junto con varias ópticas fijas de muy alta calidad, robustez y luminosidad. Se trata de fotógrafos de viajes o aquellos que tienen que moverse con frecuencia y no pueden permitirse el lujo de cargar con un equipamiento aparatoso.

28050277101_126a799aee_o

Como decíamos antes, las cámaras CSC de gama alta pueden competir con las SLR en velocidad, agilidad de enfoque y calidad, siempre y cuando tengas baterías de repuesto suficientes para no quedarte sin carga a mitad de un trabajo. Una Fujifilm X-T2, podría enfrentarse a usos profesionales sin demasiado problema.

Las cámaras compactas de ópticas fijas y sensor de gran tamaño son también habituales en los equipos de los pro, como cámara auxiliar para fotografía “candid” callejera, o para llevar siempre encima en el caso de que haya una escena que merezca la pena ser retratada.

No puedo vivir sin el visor

Si eres de los que no pueden prescindir del visor, las SLR serán la elección natural. Siempre puedes decantarte por una CSC de gama alta, pero ni siquiera entonces podrás equiparar la claridad y experiencia de uso de un buen visor óptico con uno electrónico.

image039[1]

El visor es un buen apoyo para realizar composicione precisas y minuciosas. Mucho mejor que la pantalla trasera. Y el óptico no tiene rival si nos ponemos exigentes.

No quiero elementos mecánicos

Las cámaras CSC tienen una gran ventaja frente a las SLR: mientras que en una réflex seguimos dependiendo del obturador mecánico para controlar la luz que llega al sensor, en las CSC podemos elegir en muchos casos entre usar el obturador mecánico o el electrónico.

ZSHUTTER-LG

En este último caso, no hay movimiento de elementos mecánicos en la cámara con lo que se reduce el ruido de operación a prácticamente cero, y se eliminan las posibles trepidaciones que se corre el riesgo de sufrir cuando interviene el obturador mecánico.

Quiero grabar vídeo

En este caso, una buena cámara CSC optimizada para grabar vídeo suele ser mejor opción que una SLR digital. Panasonic, especialmente, cuenta con modelos icónicos para la grabación de vídeo como el GH4. El enfoque automático continuo solo ahora empieza a llegar a las cámaras SLR, junto con monitorización de audio y ajuste de niveles o controles manuales.

138_FY2013_Lumix_GH4_H_FS14140_slant_LCD_300dpi

Una casuística muy extensa

Lo cierto es que las combinaciones son muchas y se puede afinar tanto como queramos. Pero estos ejemplos de uso planteados pueden ser una forma de poner en valor los pros y los contras de cada tipo de cámara para decidir con qué nos quedamos y a qué renunciamos cuando nos decantamos por un tipo de cámara u otro.

La buena noticia es que hay muchas posibles opciones para que elijamos la cámara que mejor se adapte a nuestras necesidades y a nuestro presupuesto.

Si lo que buscas ante todo es una cámara que ofrezca la máxima calidad, directamente descarta de la ecuación las cámaras compactas salvo las que tengan sensores con un tamaño APS-C o Full Frame. No son muchas, pero no sacrificas la calidad de las fotos siempre y cuando te adaptes a sus ópticas fijas no intercambiables y sin zoom. Simplificando al máximo, las cámaras sin espejo CSC y las SLR son las propuestas más interesantes del panorama fotográfico actual salvo necesidades específicas.

FOTOS | Tamaño de sensores en Wikipedia, Obturador en Wikipedia

En Tecnología de Tú a Tú| Especial fotografía HDR: ¿qué es y cómo puedo hacer fotos así?

En Tecnología de Tú a Tú| Cámaras para urbanitas: cuando la ciudad es tu medio de inspiración


Etiquetas: , , , , , ,