Tras las vacaciones llega el momento de volver a nuestro hogar. Y la ciudad es el lugar de residencia habitual para un porcentaje elevado de la población. Puede parecer que esto significa que tenemos que guardar la cámara para siempre hasta las próximas vacaciones o la siguiente escapada, pero no es necesariamente así.

La ciudad es un espacio sumamente fotogénico si sabemos buscar las oportunidades y si controlamos mínimamente la técnica fotográfica y la cámara, sea un móvil, una compacta, una EVIL o una DSLR.

Ya en otro artículo hablamos de las cámaras para urbanitas pero en este nos centraremos en cómo usarlas de un modo práctico. En la ciudad hay infinidad de oportunidades para capturar momentos únicos, ya sea por su estética o por su valor emocional o documental. A continuación, te daremos unas pautas orientativas sobre posibles formas de sacar partido a la estética urbana y a las actividades que se organizan en el ámbito cultural o del ocio y el entretenimiento.

Composición y encuadre: tenlos presentes

En la técnica fotográfica dos de los conceptos fundamentales para capturar buenas fotos son los de composición y encuadre. Composición es la elección de los elementos que aparecen la escena, y encuadre tiene que ver con cómo “encajamos” esos objetos en la foto final.

Podemos tener, por ejemplo, un grupo de edificios y árboles que queramos que aparezcan en nuestra composición. Pero podemos hacer que la foto tenga un encuadre horizontal, o vertical, o alineado con alguna línea diagonal dominante en la escena, por ejemplo. Así pues, tenemos que decidir qué queremos que aparezca en la imagen, y por otro lado tenemos que decidir cómo aparecerán esos objetos en la fotografía final.

En la foto de ejemplo, podemos elegir un encuadre horizontal, o bien uno vertical. Los elementos de la foto son los mismos, pero cambia mucho entre un encuadre vertical

y otro horizontal

Se trata de una foto de un concierto, en la que la foto con encuadre horizontal da más protagonismo  al grupo (Moderat) aunque sin dejar de mostrar al público como parte del espectáculo. La elección de un encuadre u otro no supone que uno esté mejor o peor: tan solo hace que se “cuenten” diferentes historias con la foto.

Fíjate en los detalles

La enorme cantidad de elementos que hay en una ciudad a veces pueden despistarnos. En algunos casos, especialmente si estamos usando una cámara con un zoom suficientemente largo, podemos aislar elementos específicos, tales como unas antenas en un tejado.

De este modo centrarnos en mostrar esos elementos de un modo destacado, con lo que conseguiremos un efecto interesante e incluso “rompedor” porque generalmente los habitantes de las ciudades estamos acostumbrados a ver la generalidad de los espacios urbanos, sin entrar en detalles.

Los graffitis y otros elementos gráficos urbanos también son un tipo de detalle que puede merecer la pena destacar en un momento dado, especialmente si tienen un impacto visual notable.

Juega con los contraluces

La ciudad tiene un elemento que no es fácil encontrar en el campo: la iluminación. Hay luces por doquier, en las farolas, en las fuentes, en los edificios y hasta las de los coches. Una forma de aprovechar esta iluminación es en forma de contraluces.

Es decir, usar una luz fuerte en el fondo para dejar en sombra a nuestros motivos principales. De este modo, solo veremos su silueta recortada contra la fuente de luz. Es un efecto fácil de conseguir y muy agradecido que merece la pena probar, y para el que no se necesita una cámara especial.

Encuentra y usa la perspectiva

Las calles de las ciudades tienen puntos de interés clave en aquellos puntos donde confluyen con otras vías, o donde “cortan” a edificios o elementos arquitectónicos singulares. Es en estos puntos donde podemos jugar con la perspectiva para conseguir imágenes en las que la mirada “vaya” hacia los puntos de fuga definidos por las líneas de la geometría de los edificios.

Es importante elegir la ubicación para hacer la captura, así como tratar de que haya otros elementos que den dinamismo a la foto, como personas caminando, así como sus sombras proyectadas sobre el suelo.

 

Fíjate en los reflejos

Los reflejos son parte consustancial de las ciudades. Ya sea por los escaparates, o por los edificios con fachadas acristaladas, o los charcos en el suelo, es posible incluir elementos en nuestras fotos que sin dichos reflejos se quedarían fuera de nuestra vista y la de nuestra cámara.

Los reflejos, por otro lado, son efímeros y tenemos que acostumbrarnos a buscarlos de un modo activo. A veces, caminando dos metros más allá, podemos apreciar un elemento reflejado que, dos metros más atrás, simplemente no se vería. Otras veces nos fijamos solo en el elemento en primer plano y no en el reflejo.

También podemos usar los  reflejos para capturar fotos “robadas” en las que el sujeto fotografiado no se da cuenta de que está siendo retratado a través de su reflejo en un escaparate, un espejo o un cristal.

Y, por supuesto, si viajamos solos, son la mejor forma de que aparezcamos en las fotos sin pedir a nadie que nos la haga.

Cuida la alineación

Si haces fotos en ciudades, recuerda que estamos inmersos en una jungla geométrica: líneas horizontales, verticales, oblicuas, diagonales, puntos de fuga, líneas del horizonte, etcétera.

Para hacer que las fotos tengan una estética cuidada, es importante también cuidar la alineación de los elementos en pantalla. Por ejemplo, una fachada puede ser impactante si hacemos que esté perfectamente alineada en cuanto a sus líneas horizontales y verticales. Para ello es útil configurar la cámara para que aparezcan las líneas de guía de modo que nos sirvan de ayuda para alinear los elementos en la imagen.

Busca la línea del cielo o skyline

Uno de los elementos característicos de las ciudades es su skyline o línea del cielo. No es más que una imagen en la que se aprecia la ciudad desde la lejanía en la que los edificios se distinguen de un modo especial ofreciendo una vista total de la arquitectura de la ciudad.

La complicación aquí es la de tener que salir de la ciudad para conseguir un punto de vista suficientemente alejado como para ver la totalidad del espacio urbano, así como la dificultad de elegir el lugar óptimo en las afueras para ver los edificios de un modo lo más característico como podamos.

Elije los protagonistas para tus historias

En las ciudades hay una actividad frenética que no siempre es evidente. La escena urbana, compuesta por grafiteros, skaters, artistas urbanos, mercados o conciertos entre otros eventos y actividades es tan rica que merece la pena pararse un momento a elegir qué personajes formarán parte de nuestras fotos.

Sin ir más lejos, un evento de skate en la ciudad da la oportunidad de capturar la esencia de sus movimientos a través de técnicas como el barrrido de movimiento. O un evento de danza hace posible capturar la elegancia de los cuerpos en movimiento durante una performance en un espacio urbano abierto como puede ser un mercado.

La naturaleza también existe

Aunque la ciudad sea la máxima expresión de la forma de vida civilizada, la naturaleza tiene que convivir con el ladrillo y el cemento para contribuir a que los espacios en las ciudades sean más habitables y humanos.

Además, puede ayudarnos en tareas como “enmarcar” nuestras imágenes con árboles, flores, ramas u otros elementos siempre y cuando elijamos un encuadre adecuado.

La noche y sus posibilidades

La fotografía nocturna es más complicada que la diurna, pero muy agradecida si se encuentran los lugares adecuados para capturar momentos. Sea en la calle o en un club nocturno mientras disfrutamos de una sesión de música electrónica, en la foto nocturna es importante controlar la sensibilidad ISO para que sea lo más baja posible, así como usar velocidades de exposición relativamente altas si queremos capturar las luces sin que salgan “quemadas”.

Generalmente usaremos el modo manual para controlar los parámetros fotográficos de velocidad de exposición y apertura de diafragma, sea con una cámara dedicada o con un smartphone.

Hay muchas más posibles formas de aprovechar la ciudad y sus elementos característicos para “jugar” con ellos y capturar momentos y escenas singulares y que nos permitan recordar los espacios urbanos de un modo especial. Estas son solo algunas ideas, pero el límite está en la imaginación y en un mínimo de técnica y cuidado a la hora de componer, encuadrar y exponer nuestras imágenes.

Imágenes| @ManuArenas

En Tecnología de Tú a Tú |Dime qué tipo de fotos vas a hacer y te diré qué cámara comprarte

 

 


Etiquetas: , , ,