Ha llegado el momento de respirar hondo. Con la llegada del verano son muchas las personas que meten el esnórquel en las maletas o planifican un curso de inmersión, y ponen rumbo a la playa para disfrutar de sol, la arena y un mar que puede deparar innumerables oportunidades fotográficas. Y es que iniciarse en la fotografía subacuática no tiene por qué ser algo caro o complejo siguiendo estos básicos consejos.

Afortunadamente para todos, ya no es necesario contar con una costosa cámara submarina de altas prestaciones y uso profesional para tomar espectaculares imágenes o vídeos del fondo marino. Hay numerosas opciones de cámaras y dispositivos adecuados para esta actividad que no está reservada a los fotógrafos más intrépidos.

Busca la luz

Tal vez esto sea una obviedad para los aficionados al buceo, pero oscuridad y profundidad son conceptos irremisiblemente unidos en la fotografía submarina. Tomar una buena foto a cierta profundidad es casi imposible sin focos de gran potencia, por lo que los aficionados deberían pensar en quedarse cerca de la superficie mientras refinan sus aptitudes.

Hay un buen número de cámaras muy adecuadas para iniciarse en la práctica de la fotografía subacuática. La asequible Prixton – SPORTDV700 (80 euros), por ejemplo, ofrece la resistencia adecuada para tomar imágenes a poca profundidad con una calidad de imagen adecuada gracias a su sensor de 5 MP y a un chasis resistente a inmersiones de hasta 10 metros.

Una publicación compartida de Svenja🌺 (@svenjamorze) el


Quienes deseen llegar más lejos pero carezcan de un presupuesto muy elevado tienen algunas alternativas a su alcance.

gopro session

Un ejemplo sumamente recomendable es la GoPro Session, que a pesar de su concepción básica se puede sumergir a una profundidad de 10 metros con todas las garantías del fabricante líder de cámaras de acción. Su resolución es de 8 MP para fotos y Full HD para captura de vídeo.

Más allá de este punto es posible dotar sus cámaras GoPro HERO4 y HERO3/3+ con una carcasa especializada que las capacita para descender a nada menos que 60 metros, haciendo las delicias de los aficionados al buceo con bombona.

Paciencia, sobre todo mucha paciencia

Las mejores fotos submarinas son en ocasiones las que no se buscan. Esto significa que la escena perfecta puede tener lugar nada más sumergirnos o tras horas bajo el agua, cortando las olas o sumergidos a cierta profundidad. En este caso se hace necesario una cámara de cierta polivalencia a nivel de uso y capacidades.

national geographic camara de accion 4k

La National Geographic Motion Pro 16 MP es un producto asequible pero lo suficientemente todoterreno para satisfacer las necesidades de los buceadores experimentados que desean iniciarse en la fotografía submarina. Es sumergible a 30 metros y permite capturar vídeos con calidad 4K para su disfrute en un televisor de última generación, con el añadido de contar con Wi-Fi para facilitar la transferencia de archivos. También hay un modelo de 12 MP y grabación de vídeo Full HD para presupuestos más ajustados.

Entre dos mundos

Situar la cámara a ras del agua es un truco muy utilizado por los profesionales y que permite tomar fotografías muy impactantes sin demasiado esfuerzo. Especialmente adecuado cuando el modelo es un ser humano y no una impredecible criatura marina, este método puede ser explorado utilizando cámaras de resistencia relativamente limitada y por tanto asequibles.

Denver - ACV-8305W

Dos cámaras adecuadas para este tipo de uso son la Prixton – Daewoo DV700S y la más avanzada Denver ACV-8305W . La primera de ellas es sumergible a 20 metros y carece de Wi-Fi, siendo una opción más económica. El modelo de Denver aumenta la profundidad a 30 metros, viene con conectividad inalámbrica y posee un diseño algo más elegante.

LL-CAM-100-N

¿Sigue siendo demasiado dinero? En ese caso se puede recurrir a la extraordinariamente económica LL-CAM-100-N de L-Link , que se puede descender a un máximo de 3 metros y proporciona capacidad de captura en resolución Full HD con captura fotográfica a 5 MP. Una buena opción para los novatos que quieren iniciarse en esta afición y prefieren invertir su dinero en un buen par de gafas.

Una obviedad: aprende a bucear

No debería ser necesario recordarlo, pero será mejor que sepas bucear si estás interesado en practicar fotografía subacuática. No basta con contener en aire. Hay que saber controlar la respiración, adelantarse a las corrientes y predecir cuánto tiempo es necesario para regresar con seguridad a la superficie, especialmente si se bucea a pulmón libre o con esnórquel.


No por obvio este consejo debe ser ignorado. Los aficionados que todavía no tengan la destreza necesaria deberían hacer sus pinitos en la piscina, que con algo de creatividad también puede proporcionar grandes oportunidades fotográficas. De hecho, ni siquiera hace falta comprar una cámara de fotos específica. Es posible que nos baste con nuestro teléfono.

sony xperia m5

Fabricantes como Pelican ofrecen carcasas sumergibles con certificación IP68 para el iPhone, pero también hay modelos de gama media específicamente diseñados para resistir breves chapuzones. El Sony Xperia M5 es uno de los ejemplos más representativos, estando protegido contra inmersiones de hasta 30 minutos a un máximo de 1,5 metros de profundidad, eso sí, siempre en agua dulce.

 

Tecnología de tú a tú| Las 9 preguntas que tienes que hacerte antes de elegir entre una cámara acuática o una deportiva


Etiquetas: , , ,