panorama

De entre todos los modos fotográficos que podemos usar en una cámara, el que sirve para hacer fotos panorámicas es uno de los más agradecidos. Los resultados suelen ser espectaculares, o cuando menos, diferentes.

Además, hay escenas que se prestan especialmente a usar esta forma de hacer fotos en la que se consigue una imagen con unas proporciones desproporcionadas, como las de paisajes, skyline de ciudades o en conciertos y otros espectáculos. Esta desproporción, lejos de ser un hecho negativo, responde a una realidad: una foto panorámica suele ser mucho más ancha que alta, o mucho más alta que ancha.

Hacer una panorámica no se trata solo de recortar una foto para hacer que parezca más ancha que alta. Se trata también de conseguir imágenes con una resolución elevada que admita varios niveles de ampliación sin problema para ver los detalles de zonas concretas de la imagen.

Los modos automáticos

En algunas cámaras dedicadas y en la de los móviles, no es extraño encontrar un modo específico para hacer fotos panorámicas. Dependiendo del fabricante, la forma de hacerlo será distinta, pero básicamente se trata de ir capturando imágenes de forma secuencial recorriendo de un modo ordenador la totalidad de la escena que queremos retratar.

modo panorama

Las cámaras, posteriormente, unirán las diferentes imágenes obtenidas en el proceso para obtener la panorámica completa. De todos modos, existen terminales que consiguen imágenes de muchos megapíxeles, mientras que otros se quedan en resoluciones muy pequeñas. Y otro tanto pasa con las cámaras dedicadas.

El modo manual

De todos modos, podemos tomar la iniciativa y aprender a hacer panorámicas de un modo artesano, capturando cada foto por separado y, luego, combinarlas usando una aplicación de edición fotográfica o una app especializada en la creación de panoramas.

Photoshop es una de esas herramientas, aunque existen alternativas gratuitas que también consiguen resultados notablemente buenos. The Gimp, por ejemplo, junto con alguno de los guiones predefinidos que se pueden encontrar para automatizar la creación de panoramas es una alternativa.

the gimp

De todos modos, elegiremos otra aplicación para construir una panorámica de ejemplo a partir de un conjunto de fotos tomadas especialmente para esta tarea. Esta aplicación es Hugin,  y además de ser gratuita, es excepcionalmente buena en lo que hace.

hugin

Cómo hacer las fotos

Para que una panorámica sea creíble, todas las fotos tienen que estar expuestas de la misma forma. Es decir, con la misma distancia focal y con la misma exposición, sensibilidad ISO o balance de blancos. Para ello, podemos empezar por fijar la ISO, y hacer una foto en la zona donde esté la luz que queremos captar bien expuesta.

Ten en cuenta que en una panorámica puede haber zonas con mucha más luz que otras. No intentes que todas las fotos de la panorámica salgan bien expuestas. Si hay cambios de luz, tendrán que reflejarse en la panorámica.

panoramica ejemplo 2

Una vez que hayas hecho la foto y examinado sus parámetros de apertura y velocidad de obturación, configura el modo manual con ellos para que no haya posibilidad de cambios entre fotos.

El siguiente paso es empezar a hacer las fotos, de derecha a izquierda o de izquierda a derecha, asegurándonos de que no nos torcemos hacia arriba o abajo. Además, recuerda dejar un espacio de solapamiento abundante entre cada dos fotos Es el espacio que usan las aplicaciones para alinear las fotos.

secuencia ejemplo

Mantener la horizontalidad es cuestión de práctica. Con maña no es necesario ni el trípode tan siquiera. Con un buen pulso y siguiendo como referencia la línea del horizonte o la del mar si estamos en la costa, podemos conseguir buenos resultados.

Si tienes un objetivo zoom, no lo muevas. A poco que se desplace la aplicación de “alienado” será incapaz de encontrar puntos para hacer sus cálculos.

El software de alineación

Como decíamos, usaremos Hugin para alinear las imágenes. En nuestro caso, tenemos un grupo de fotos tomadas en Portugal con un objetivo zoom del pueblo de Monsanto y de la montaña donde está ubicado. Lo que queríamos era tener una imagen de mayor resolución que una hecha a partir de una única foto con un zoom menor.

Hugin es muy potente si nos ponemos a indagar en sus opciones avanzadas. Pero para una alineación sencilla es posible seguir el asistente incluido y no hacer casi nada más. El primer paso es cargar las imágenes. El programa se encarga de analizarlas y encontrar puntos de intersección.

panorama hugin 01

Después habrá que alinear las imágenes. Podemos hacer una alineación será manual, pero si hemos hecho las fotos correctamente, lo más habitual es que el proceso sea automático. En este punto, el software ya ha solapado las imágenes donde debe.

panorama hugin 03

Podemos movernos por las pestañas a la derecha de la que pone “Asistente”, especialmente por la de “Proyección” y “Recorte”. La proyección es útil si hemos hecho la panorámica con una óptica de tipo gran angular o fotografiando una zona cerrada. En estos casos, las perspectivas no son fáciles de conseguir y el software puede ayudarnos a elegir una proyección adecuada de la panorámica. La parte de recorte se puede dejar en modo Auto, aunque también podemos crear uno a nuestro gusto.

panorama hugin 05

El paso final es el de crear la panorámica. Es un proceso más o menos largo dependiendo de la complejidad de la panorámica pero que, al final,  arroja como resultado una imagen en formato panorámico que debería responder a nuestro gusto.

panorama hugin 08

Recuerda que, dependiendo del número de fotos que uses y su tamaño, la panorámica será diferente y con archivos resultantes  de muchos megas en ocasiones.

Trucos

Cuando domines esta técnica, podrás incluso animarte a hacer fotos con varias filas de fotos. Es decir, cuando hayamos hecho un barrido foto a foto, podemos bajar la cámara y hacer otra tanda de capturas en la dirección opuesta. De este modo, aumentamos el número de imágenes con las que hacemos la panorámica.

En casos extremos, podemos conseguir con un poco de cuidado, imágenes de muchos megas. Sin ir más lejos, esta foto subida a Gigapan tiene nada menos que 680 Mpx. Está tomada justo desde el pueblo en lo alto de la montaña.

gigapan ejemplo

En el caso de que fotografíes playas con olas o paisajes donde las nubes pasen por delante del sol, puede que tanto las olas como las diferencias entre claros y sombras te estropeen el efecto final. Para las olas la solución es hacer las secuencias de fotos muy rápido para que no dé tiempo a que las crestas cambien de posición notablemente. Para las nubes hay que tener cuidado de que durante la secuencia de fotos no cambie la luz.

Si hay algún objeto especialmente interesante, es mejor que quede en el centro de alguna de las fotos y no en la zona de solapamiento. Las fotos las puedes hacer con una cámara dedicada o un móvil, siempre y cuando puedas hacer fotos en modo manual en tu smartphone para fijar los parámetros comentados antes.

En Tecnología de Tú a Tú| Cámaras para urbanitas: cuando la ciudad es tu medio de inspiración


Etiquetas: ,