Es posible que estemos más que hartos de ver como gráfico en la pantalla de arranque las típicas ventanitas del sistema operativo de Microsoft. Puesto que dicen que “Lo que bien empieza, bien acaba” es hora de que nos planteemos cambiar esta imagen y ponerla totalmente a nuestro gusto.

Bootskin es una aplicación que además de ser gratuita es fácil de utilizar. Con ella podemos modificar la imagen de arranque sin que nuestro Windows 2000 o XP corra ningún peligro. Este programa funciona dando una vía alternativa al arranque, es decir, no manipula archivos del sistema sino que lo que hace es agregar una línea más para que el sistema cargue el nuevo arranque.

El uso de esta herramienta de personalización es relativamente sencillo, puesto que lo único que hay que hacer es elegir un nuevo bootskin (imagen de arranque) y cambiarlo a través del programa. Bootskin dispone de cinco temas diferentes para configurar, con la posibilidad, para los más indecisos, de usar un sistema aleatorio con el fín de que el propio programa elija por nosotros.

Si somos de la opinión de que en la variedad está el gusto, a través de Wincustomize es posible acceder a multitud de arranques ya preconfigurados y si tenemos un día creativo con esta aplicación es posible que pongamos una imagen que tengamos alamacenada en nuestro ordenador o que creemos para la ocasión.


Información cortesía de:


Etiquetas: