Nuestros smartphones han conseguido sustituir a las cámaras de fotos digitales de siempre. Sus lentes, la calidad de sus sensores, el procesador de imagen digital, los estabilizadores y todos sus componentes hacen de estos los equipos perfectos para fotografiar todo lo que se nos ponga por delante casi sin pararnos a pensar. Fotografías que llenan la memoria de nuestros smartphones poco a poco, hasta limitar su funcionamiento con otras aplicaciones. Una situación muy común que se puede solucionar al pasar las fotos del smartphone al ordenador para guardarlas en un disco duro externo, una memoria USB, o donde necesitemos.