La conservación de alimentos ha sido desde tiempos inmemoriales uno de los grandes retos del ser humano. Los avances tecnológicos como la refrigeración revolucionaron la industria alimentaria, pero también han cambiado nuestros hábitos en casa. Pese a ello, el desperdicio de alimentos en el hogar se ha convertido en un quebradero de cabeza para la mayoría de familias.

Con los ritmos de vida actuales parece imposible organizarse en la cocina, planificamos mal las compras y mucha comida termina estropeándose. Frente a estos problemas, el envasado al vacío se presenta como la solución ideal para conservar los alimentos frescos en perfecto estado mucho más tiempo. Pero el envasado al vacío tiene otras muchas ventajas, ¿cuáles son y cómo puede hacernos más fácil el día a día?

¿Por qué se estropean los alimentos?

Mucho ha cambiado desde que los antiguos romanos usaran el garum para conservar pescado. Hoy disponemos de muchos métodos de conservación que permiten alargar la vida útil tanto de productos frescos como de comida preparada, mejorando así nuestra calidad de vida. Se pueden ultracongelar, esterilizar, refrigerar, desecar o liofilizar, y en casa ya nadie concibe vivir sin al menos un frigorífico y un congelador.

Pero ni siquiera la más avanzada tecnología puede detener el deterioro de los alimentos. La comida, ya sean productos crudos o platos cocinados, se estropea por la acción de microorganismos que usan el oxígeno del aire como fuente de energía, además del propio poder oxidante del O2. Además,  ciertas condiciones ambientales como el calor y la humedad pueden acelerar los procesos de deterioro.

¿En qué consiste exactamente el envasado al vacío?

El envasado al vacío es una técnica o sistema de envasado que consiste en retirar todo el aire del interior de un recipiente o bolsa para aislar el contenido del exterior, y posteriormente sellarlo herméticamente. El alimento queda así totalmente sellado, sin entrar en contacto con el oxígeno exterior, protegido también de humedades y olores extraños.

Al actuar como una barrera entre el producto y el aire, no solo se protege de la acción de los microorganismos, también se detiene la oxidación natural de los aromas, los cambios de color y textura, la pérdida de sabor y la destrucción de nutrientes, manteniéndolo fresco durante mucho más tiempo.

Es un sistema muy utilizado a nivel industrial para trabajar con grandes cantidades de alimentos que necesitan un almacenaje prolongado para su transporte o venta. Los envasados al vacío se pueden conservar en almacenes, despensas o congeladores, y así se consigue llevar un producto en perfecto estado al consumidor aunque esté a miles de kilómetros de distancia.

La nueva cocina de vanguardia también está aprovechando las posibilidades del sellado al vacío y los grandes chefs la usan a diario para todo tipo de elaboraciones. Mantener la calidad de un buen producto es fundamental para conseguir platos realmente sabrosos, y también nosotros podemos beneficiarnos de todas sus ventajas en casa.

Envasar al vacío en casa: la solución ideal para conservar y planificar nuestras comidas

Los avances en tecnología del hogar nos permiten aprovechar las ventajas del envasado al vacío en nuestra cocina de casa. Para ello solo necesitamos un sistema de envasado al vacío como la gama de envasadoras Foodsaver, diseñadas para el uso doméstico de cualquier familia. ¿Cuáles son todas las ventajas que ofrece?

Conservar los alimentos frescos durante más tiempo

Tal y como ya hemos señalado, la comida se echa a perder por el contacto con el aire exterior. Los productos frescos son especialmente sensibles al deterioro, y muchos alimentos crudos como el pescado o la carne se estropean rápidamente aunque los tengamos en envases cerrados en la nevera.

Esto nos obliga a cocinar la compra en un plazo máximo de uno o dos días, sin olvidar que van perdiendo calidad a medida que pasan las horas. Tampoco el congelador es una buena garantía: la escarcha, las quemaduras por congelación y los malos olores pueden afectar a los alimentos, aunque creamos que están bien envueltos.

El envasado al vacío de sistemas como FoodSaver conserva la frescura de los alimentos hasta cinco veces más que con los métodos tradicionales de papel de aluminio, bolsas o recipientes con tapa hermética. Así, podemos mantener todo tipo de productos en perfectas condiciones, frescos y como recién comprados, en la despensa, nevera o congelador.

Menos desperdicio: ahorro de tiempo y dinero

Alargando la conservación evitamos el desperdicio de alimentos, un problema demasiado común. A nadie le gusta tirar comida, pero tampoco es seguro ingerir alimentos que han empezado a deteriorarse. Conservándolos al vacío, ya no tenemos que preocuparnos si hemos comprado de más o si no hemos podido cocinar la carne o el pescado ese mismo día.

Este sistema de envasado permite ahorrar en el presupuesto familiar por dos motivos: evitando despilfarrar la compra y permitiéndonos aprovechar las ofertas con compras voluminosas. Esto es muy práctico para parejas y solteros, que siempre se suelen encontrar con paquetes demasiado grandes de comida, terminando buena parte en la basura.

Así es más sencillo hacer la compra familiar y llenar la despensa de una tacada, ahorrándonos hacer la compra varias veces a la semana. Podemos comprar una o dos veces al mes en grandes cantidades, envasar al vacío lo que necesitemos, y olvidarnos de volver al supermercado.

Planificar comidas variadas para toda la semana

Aplicando un sistema de conservación al vacío como FoodSaver es fácil planificar con antelación los menús familiares de toda la semana. Los ritmos de vida de hoy hacen difícil sacar un hueco para cocinar cada día, por eso es muy práctico tener nuestros platos favoritos listos para disfrutar en cualquier momento, en casa, en el trabajo o en una excursión.

El envasado al vacío actúa igual con alimentos frescos y cocinados, conservando todo su sabor y nutrientes como el primer día en el que se prepararon. Es posible comer bien a diario sin esfuerzo, con platos caseros tan sabrosos como recién hechos, cocinando solo un día a la semana. Merece la pena preparar grandes cantidades para repartir fácilmente las raciones que necesitemos.

Máxima conservación con todo el sabor y nutrientes

Además de alargar su vida útil, el envasado al vacío garantiza la máxima conservación de todas las propiedades de los alimentos. No solo no se estropean, también se mantienen frescos como el primer día, sin perder sabor y conservando todos los nutrientes.

Con los métodos tradicionales de conservación los alimentos se deterioran aunque sigan siendo aptos para el consumo, incluso en el congelador. Pero los sistemas de vacío impiden el contacto con el aire y la humedad, y así se evitan las típicas quemaduras de congelación o la mezcla de olores, garantizando la frescura y calidad.

Las envasadoras al vacío FoodSaver son además muy sencillas y cómodas de manejar, ya que la máquina hace prácticamente todo el trabajo con tan solo pulsar un botón. Con un diseño elegante y compacto, ocupan poco espacio y caben en cualquier cocina.

En definitiva, el envasado al vacío se presenta como el sistema de conservación ideal para cualquier familia, ya que se adapta a todo tipo de necesidades y ritmos de vida. Es la solución perfecta para ayudarnos a conservar todo tipo de alimentos frescos durante mucho más tiempo y planificar las comidas en casa fácilmente evitando el desperdicio.

 

Imagen | iStock.com/rqby


Etiquetas: , ,