El microondas tan solo lleva unas décadas con nosotros, pero es ya un electrodoméstico básico en cualquier cocina. Gracias a la tecnología ha evolucionado hasta niveles inimaginables, pero todavía hay quien lo usa solo para calentar la leche y las sobras, desperdiciando así todo el potencial de un aparato con el que podemos aplicar técnicas de cocina profesional en casa.

Superados ya los viejos falsos mitos en torno al microondas, sabemos que es un aparato perfectamente seguro y uno de los que conservan mejor los nutrientes de los alimentos. Pero además ofrece gran versatilidad en la cocina porque hace que sea muy fácil y rápido aplicar técnicas profesionales para preparar todo tipo de recetas.

Cocina a baja temperatura

La cocción sous vide o baja temperatura es una técnica que ha conquistado las cocinas de los grandes chefs porque proporciona unos resultados inigualables en todo tipo de platos. Al alargar el tiempo de cocción reduciendo la temperatura el alimento se cocina en sus propios jugos lentamente. El resultado es de un sabor concentrado único, con texturas jugosas, suaves y muy tiernas.

Para extrapolar esta técnica profesional a la cocina de casa tenemos que introducir el alimento en un recipiente o envase en el que hayamos extraído el máximo de aire, por ejemplo envasando al vacío o con una bolsa de cierre zip apta para el microondas. Después solo hay que seleccionar la mínima potencia y programar un cocinado mucho más largo de lo habitual, en función del tamaño de lo que queramos cocinar.

No todos los alimentos aceptan bien este tipo de cocción, pero todavía son menos los microondas capaces de cocinar a baja temperatura. Es necesario regular la potencia de forma tan gradual como precisa, algo que solo es posible con modelos como el Whirlpool JT 479 IX, que cuenta con múltiples programas preconfigurados y ajustes totalmente configurables por el usuario.

Las carnes quedan así muy jugosas y extremadamente tiernas, también los pescados e incluso las verduras. Se concentra el sabor y también los nutrientes, evitando que por ejemplo una pechuga de pollo quede reseca. Los pescados más firmes como el bacalao o el atún podemos confitarlos con esta técnica logrando el punto perfecto sin miedo a que se nos pase.

Fermentación y atemperado

La misma posibilidad de calentar y cocer a mínima potencia permite jugar con la temperatura de los alimentos cuando necesitamos un poco de calor. Es especialmente útil en las fermentaciones de masas de panadería, sobre todo en los meses más fríos, cuando se necesita una ayuda extra para que se acelere la fermentación.

También nos servirá para atemperar ingredientes recién sacados de la nevera, como la leche o la mantequilla, cuyo punto es pomada es crucial para lograr resultados profesionales en muchas recetas de repostería. Al calentarla a mínima potencia en intervalos cortos, con el microondas no tenemos que esperar a la temperatura ambiente.

El microondas Whirlpool MWP 303 WH puede simplificar esta operación. Ideal para pasteleros y panaderos domésticos, incorpora una función específica de fermentación de masas.

Coberturas y glaseados de chocolate

La decoración final es un paso crucial en el acabado de los dulces y postres, y en eso el chocolate no tiene rival. Pero lograr una cobertura homogénea y brillante solo es posible manejando bien la temperatura y la textura del chocolate, algo que los maestros reposteros dominan a la perfección y que nosotros podemos emular fácilmente en casa.

Para derretir chocolate en el microondas necesitamos trocearlo y colocar 2/3 en un recipiente adecuado para calentarlo a potencia media en intervalos cortos. Una vez empieza a fundir bastará con removerlo para derretir el resto del cuenco, y entonces añadiremos el resto del chocolate para atemperarlo. Después volvemos a calentarlo a potencia baja durante unos segundos y removemos con suavidad hasta obtener una textura homogénea y fluida.

Así será fácil glasear el pastel y tendrá un aspecto brillante y liso cuando se haya secado. Con un microondas diseñado específicamente para fundir, templar y calentar el chocolate, como el Whirlpool Max 38 Vainilla, este trabajo es mucho más sencillo y rápido, garantizando un acabado profesional digno del mejor pastelero. Dentro de la gama Cook 30, el MWP 303 WH también incorpora una función “Derretir” para fundir chocolate y mantequilla sin riesgo de estropear los ingredientes.

Huevos escalfados o pasados por agua

El huevo es un ingrediente muy versátil pero con el que es fácil pasarse de cocción. En la cocina profesional se apuesta por cocinados muy precisos para ofrecer una clara brillante y una yema melosa, los famosos huevos escalfados, poché o pasados por agua.

Conseguir el punto perfecto sin que se rompa la yema es mucho más fácil con el microondas. Para ello calentaremos primero un cuenco con agua en el microondas, dejándola tibia, y después colocaremos un huevo dentro que debe quedar bien cubierto. Lo tapamos con un plato y volvemos a calentar 60-80 segundos a máxima potencia, y ya solo queda sacar el huevo con una espumadera.

De nuevo, la calidad del microondas es aquí importante. Muchos modelos tienden a calentar los alimentos de forma poco homogénea, lo que luego proporciona resultados decepcionantes. El Whirlpool JQ 280 BL, con sus avanzadas opciones de control de potencia y emisión 3D, garantizan una cocción más acorde con la delicadeza de un plato tan frágil como un huevo poché.

Desecado de frutas, hierbas y otros vegetales

Con la deshidratación se extrae todo el líquido de los alimentos para alargar la conservación pero también para concentrar los sabores y jugar con las texturas. No hace falta tener una máquina especial para ello en casa; el microondas nos puede ayudar.

Las hierbas frescas como el perejil o la albahaca se desecan fácilmente colocándolas entre hojas de papel de cocina y calentándolas a máxima potencia a intervalos de 30 segundos. Las aceitunas negras se pueden desecar igual, troceadas, para triturarlas después y lograr una tierra falsa perfecta para decorar platos como si fueran de alta cocina.

La fruta también se puede desecar simplemente cortándola en piezas muy finas y situándola directamente en el plato del microondas. Hay que calentarla a la mínima potencia o usando la función descongelar, a intervalos de unos 15 minutos. Es un snack delicioso que también se puede emplear para acompañar guisos de carne, rellenas verduras o preparar postres, pero que también requiere de un control preciso de la potencia para obtener un resultado redondo. Una buena opción la proporciona Whirlpool con la función Bread Defrost, que incorpora un programa de descongelado especial para pan y que también resulta adecuado para deshidratar alimentos delicados.

Cocción al vapor y papillote

La cocina al vapor no es solo una de las más saludables, también es muy valorada en la cocina profesional porque respeta el sabor y la textura de los ingredientes. Ahora no hace falta encender el horno solo para cocinar un papillote de pescado o liarse con ollas de agua, cestos de vapor o vaporeras, los nuevos microondas son el aparato ideal para la cocción al vapor.

Microondas como la gama Chef Plus o Extra Space Crisp de Whirlpool incorporan modelos con la función Steam para cocer al vapor todo tipo de alimentos, desde verduras, pescados y carnes, hasta arroz o los populares panecillos bao buns de la cocina asiática. Con el accesorio especial para vapor es más fácil que nunca utilizar esta técnica en casa con resultados profesionales, logrando el punto exacto de cada ingrediente.

Frituras ultraligeras con dorados crujientes y sanos

La fritura es una de las técnicas de cocina más conocidas, pero también de las que peor uso se dan. Cuando freímos correctamente logramos un alimento jugoso y perfectamente cocinado en el interior, con un rebozado ligero, crujiente y sabroso, nada grasiento. Ya sea una tempura al estilo asiático o una fritura clásica de toda la vida, no hay restaurante de categoría que no domine esta técnica.

Las freidoras pueden ser un incordio y gastan mucho aceite, pero ahora también podemos freír y dorar usando microondas dotados de funciones específicas. Las últimas innovaciones permiten obtener exteriores dorados gracias a funciones como el Dual Crisp de los Chef Plus. Al emplear un doble emisor de ondas calienta, además del exterior de los alimentos, el propio plato, lo que combinado con el grill superior consigue un cocinado rápido tostando el exterior y dejándolo crujiente.

Además la tecnología Crisp Fry combina la función Dual Crisp con el aire forzado, una corriente de aire precalentado que recorre todo el interior con un sistema de convección que garantiza la cocción exacta. Así logramos frituras dignas de restaurante, con un interior jugoso lleno de sabor y el rebozado perfectamente dorado, crujiente y ligero.

Descongelado perfecto

En una cocina profesional el congelador juega un papel fundamental, también en nuestra cocina de casa. Es imposible disponer siempre de alimentos frescos diarios, y congelando los productos se pueden obtener los mismos resultados de primera calidad, siempre que se descongelen bien.

Para descongelar correctamente cualquier alimento necesitamos acordarnos uno o dos días antes y dejarlo en la nevera, o podemos usar el microondas. A diferencia de los aparatos más convencionales, los modelos más actuales incorporan funciones específicas de descongelación que se adaptan al producto para descongelar sin dañar.

Los microondas Chef Plus cuentan con función Bread Defrost para descongelar y hornear panes de todo tipo con un resultado como el del mejor horno, con la corteza crujiente como recién hecho. Y el sistema Jet Defrost 3D descongela la comida hasta siete veces más rápido desde el interior hacia el exterior, para un resultado homogéneo y uniforme.

La reacción de Maillard, clave para el sabor

Comentábamos con la cocción al vacío que es una técnica esencial en la alta cocina para lograr un sabor y textura de lujo, pero para conseguir un plato de matrícula de honor es necesario producir la reacción de Maillard. Es decir, al cocinarse en sus propios jugos la comida no se carameliza.

Un plato realmente apetitoso presenta un interior jugoso que contrasta con el exterior dorado, ligeramente tostado, caramelizado. Es el signo de que se han producido las reacciones químicas necesarias para liberar toda la complejidad de aromas y sabores de un plato.

Los antiguos microondas solo cocinaban en una especie de cocción en su jugo, pero los modelos más actuales como la gama Chef Plus permiten también ese tostado tan apetecible. El grill de cuarzo en combinación con la rejilla de grill y el plato Crisp logran emular la cocción al grill fácilmente y en pocos minutos, consiguiendo ese exterior dorado y crujiente.

Además, el microondas Whirlpool MWF 427 SL de la gama Extra Space Crisp cuenta con un exclusivo interior sin plato giratorio que aprovecha al máximo la capacidad interna con un plato cuadrado de grandes dimensiones. Así podemos cocinar cualquier plato como si usáramos el horno convencional o la barbacoa, como un pollo entero, solomillos o grandes piezas de pescado.

El microondas conquistó a los hogares porque suponían una ayuda revolucionaria en la cocina, pero la carrera por la innovación continua para llevar nuestras elaboraciones a otro nivel. Aprovechando al máximo todas sus posibilidades podemos imitar en casa las técnicas profesionales muy fácilmente, con resultados dignos del mejor chef.

Fotos | iStock.com/bhofack2 – bigacis


Etiquetas: , ,