Planificar una cocina que se adapte a ti

La cocina es, probablemente, la estancia de la casa que más al milímetro debe de estar diseñada. No en vano, es el lugar en el que la actividad es más frenética, en la que todo tiene que estar en su sitio para encontrarlo justo cuando lo necesitas.

Por eso es muy importante planificar una cocina que se adapte a ti, en la que te muevas a gusto y que haga que todo sea más fácil y que cocinar sea un placer.

La distribución general

El primer paso hacia una cocina perfecta es lograr una distribución adecuada del espacio y los muebles. Ésta deberá ser diferente en función del tamaño y forma de la estancia, pero existen unas pautas generales que nos pueden ayudar a acertar con el diseño:

  • En la medida de lo posible, evita las distribuciones en L o en U, especialmente en cocinas pequeñas: puede parecer que se aprovecha mejor el espacio, que hay más muebles y superficie de encimera, pero la realidad es que las esquinas en la cocina son incómodas y difícilmente accesibles.

La colocación de los electrodomésticos en la cocina

  • Respeta las distancias mínimas: deja al menos 100 cm de paso (120 cm es lo recomendable) entre la cocina y la isla. También debe de haber al menos 60 cm de separación entre la placa de inducción y el fregadero, y al menos 40 cm entre el fregadero o la placa y la pared o mueble alto lateral.

El triángulo de trabajo

El triángulo de trabajo es el resultado de unir mediante líneas imaginarias los tres puntos esenciales de la cocina: la despensa (incluyendo el frigorífico), la zona de preparación y limpieza (fregadero) y la zona de cocción (la inducción).

El triángulo de trabajo en la cocina

Para manejarse con soltura en la cocina, lo ideal es que los lados de ese triángulo midan entre 1,2 y 2,7 metros cada uno, y que su suma total no sea superior a los 8 metros.

Además, también es importante que no haya obstáculos que interfieran, como puedan ser islas u otro tipo de muebles, y lo más recomendable es que el punto “central” (el que esté más cerca de los otros dos) sea la zona de cocción, que en torno a la que gira toda la actividad de la cocina.

La colocación del horno

La ubicación de los electrodomésticos es crucial a la hora de disfrutar de una cocina que se adapte a ti. Por ejemplo, siempre que sea posible, es interesante no colocar el horno bajo la placa de inducción, sino en un armario alto, por varios motivos:

  • Es mucho más cómodo sacar e introducir elementos del horno cuando está situado a la altura de los brazos.
  • También es más fácil ver el estado de cocción de los alimentos.
  • El espacio bajo la placa es muy práctico para guardar ollas y sartenes, que serán más accesibles mientras cocinas.

La colocación del frigorífico

La colocación de la nevera

La tendencia actual de colocar el horno en un armario alto justo al lado del frigorífico, algo que no es especialmente recomendable, ya que el calor que desprende durante su funcionamiento hará que aumente el consumo del frigorífico. Lo ideal es que estén separados al menos por otro mueble intermedio. Por el mismo motivo, es igualmente importante colocar el frigorífico alejado de la luz solar directa.

Finalmente, a la hora de situar el frigorífico, hay que tener en cuenta la dirección en la que se abre, de manera que sea cómodamente accesible. El tipo de frigorífico que hayamos elegido también influye en la accesibilidad, por ejemplo, los frigoríficos AEG que incorporan el sistema CustomFlex en la puerta, se adaptan perfectamente a tus necesidades gracias a los módulos intercambiables.

La colocación del lavavajillas

Colocación del lavavajillas en la cocina

Lo ideal es que el lavavajillas esté situado a la derecha del fregadero (salvo si eres zurdo, que es mejor a la izquierda) pero hay que tener especial cuidado en las cocinas en L o en U. Si pones el lavavajillas al otro lado de esquina, es posible que no puedas acceder al fregadero cuando abras la puerta del lavavajillas.

Y para que llenar el lavavajillas sea más fácil todavía, puedes escoger los lavavajillas AEG con ComfortLift. Cuentan con una bandeja inferior elevable que se sitúa a una altura mucho más cómoda para colocar los platos y los cubiertos sin tener que agacharte.

La colocación de la placa de inducción y la campana extractora

Tecnología Hob2hood de AEG

Aunque lo más importante a la hora de ubicar la placa de inducción y la campana extractora es configurar un triángulo de trabajo adecuado, también es interesante tener en cuenta otras consideraciones:

  • Siempre es recomendable colocar la campana lo más cerca posible de la salida de humos. Cuando menor sea el recorrido horizontal, más efectiva será la extracción.
  • Si puedes, coloca la placa de inducción cerca de una fuente de luz natural. Si no, escoge una campana con una buena iluminación LED y, si es posible, con la tecnología Hob2Hood de AEG, que se comunica con la placa y enciende las luces y el extractor al tiempo que empiezas a cocinar, apagándose automáticamente cuando termines.

Siguiendo todos estos consejos podrás planificar una cocina que se adapta a ti y a tus gustos, en la que te encuentres cómodo y en la que cocinar será más fácil que nunca.

En Tecnología de tú a tú|En esta cocina tú eres el chef: así es la gama Mastery AEG


Etiquetas: ,