Vuelve la Navidad, y como cada año, viene acompañada de los aromas y texturas que hacen este periodo en familia aún más especial, colocando a nuestros seres queridos alrededor de una mesa llena de sabor. Pero la Navidad también llena las agendas de compromisos, o trae compras y prisas por tenerlo todo a punto en la cocina.

Junto con las ganas de agradar a nuestros anfitriones y que todo quede exquisito, este año te traemos una serie de ideas y recetas para que saques el máximo partido a tu tiempo, y sorprendas a los tuyos con un extra de sabor y salud en las recetas tradicionales de siempre.

El slow cooking, la cocción a baja temperatura que da sabor a la Navidad

El slow cooking, la técnica de cocción a baja temperatura, no solo permite ahorrar tiempo en la cocina, liberando nuestras ocupadas manos durante horas, sino que ayuda a conservar los nutrientes de la comida y a retener el aroma y sabor de los alimentos.

Las Crock-Pot, ollas de cocción lenta, permiten que los jugos de las carnes y las verduras se impregnen de forma natural a lo largo de una receta más sosegada, sin perderse ni evaporarse. El resultado obtenido es un sabor más potente y un alto aporte nutricional.

Además, están diseñadas para ofrecer un resultado de calidad segura y uniforme en platos que requerirán un mínimo tiempo de preparación y supervisión. Las recetas crockpot pueden llegar a durar hasta ocho horas o más, y se mantienen al fuego durante buena parte del día. Es una cocina segura y eficiente que nos permite centrar nuestra atención en otras tareas, como mantener la casa espectacular para los invitados.

En las carnes, el resultado con las ollas de cocción lenta es sorprendente, ya que se consigue que la fibra quede realmente suave –incluso en las piezas menos nobles–; y además garantizan una menor pérdida de nutrientes, algo que ocurre en una cocina más rápida mediante ollas express.

Te proponemos tres recetas sencillas y navideñas con las que ganarnos a nuestros invitados mientras invertimos en salud para los nuestros, en tiempo para nosotros, y en sabor para todos:

  • el clásico fricandó navideño, un plato exquisito y que combina bien los caldos y otros entrantes;
  • un aperitivo de gambas al ajillo con pimentón y guindilla;
  • y una última receta de judías de Santa Pau que una vez guisadas quedarán perfecta en cualquier aplicación del menú navideño, ya sea en ensalada, como acompañamiento o como plato principal.

Todos ellos cocinados con mimo en nuestras ollas Crock-Pot, que conservan el sabor de la comida.

 

Cómo preparar un fricandó navideño en una Crock-Pot

fricandó navideño en una Crock-Pot

El fricandó de ternera es un plato típico en la cocina tradicional catalana que hace tiempo se extendió a todo el mundo, ganando mucha potencia y sabor gracias a la cocina lenta, y que acabó por afincarse en la Navidad. Sus ingredientes principales son las setas y la carne de ternera. La lista completa es:

  • Redondo de ternera: 6 a 8 filetes
  • Algunas verduras (a gusto):
    • 100 gramos de setas
    • 1 Cebolla
    • 1 Zanahoria
    • ½ kilo de tomates
    • Harina
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Tomillo
  • Pimienta

Una vez lavados, secados y picados la cebolla y la zanahoria (finas), los tomates, y las setas (troceadas); salpimentamos y añadimos tomillo a los filetes. Con el fuego fuerte, los enharinamos y los freímos durante un par de minutos, tras lo que los pasaremos a la olla de cocción lenta.

Retirando parte del aceite de la sartén, la reutilizamos para preparar un sofrito con la cebolla, la zanahoria, los tomates y las setas, que añadiremos a la olla de cocción lenta donde los mantendremos juntos durante seis horas a fuego lento. Aquí arranca la magia. Podemos, si queremos, añadir un chorro de jugo de limón que aporte un extra.

temporizador Crock-Pot

Las ollas Crock-Pot permiten un fácil control de la potencia, ya sea con los modelos de dial como aquellos que incluyen un panel y botonera para programar tiempos. Estas últimas dejarán de cocer una vez el temporizador llegue a cero, por lo que tendremos la seguridad de que la comida ha descansado el tiempo necesario.

Una vez transcurridas las seis horas de cocción lenta en la que la carne ha ganado el sabor de las verduras, y viceversa, comprobamos que está tierna y lista para servir.

 

Gambas slow al ajillo con pimentón y guindilla

Las gambas al ajillo con pimentón y guindilla sirven como excelente entrante y puede ser preparado en una olla de cocción lenta, ya que apenas sí requieren atención por nuestra parte mientras las cocinamos. Así, podemos usar el tiempo extra para ir preparando el salón, lavando la mantelería y sacando brillo –como se dice–, a los cubiertos de calidad. Los ingredientes a utilizar serán:

  • 500 g de gambas grandes
  • 4 dientes de ajo
  • 1 guindilla cayena
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharadas de pimentón
  • 1/4 taza de aceite de oliva
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra recién molida

Una vez que hayamos reunido todos los ingredientes, pasamos a la zona de cocina y mantenemos lista la olla lenta. Lo primero es lavar, secar y pelar los ajos en rodajas finas, tras lo que activamos la Crock-Pot y echamos la mantequilla, el aceite, el ajo, el pimentón y la guindilla cayena.

Seleccionamos en el dial de la olla alta temperatura, y lo dejamos unos 25 minutos. Puede parecer poco para la cocina slow, pero en la cocina tradicional esto ocupa un par de minutos, tras lo que se pierde el sabor de la comida, así como los nutrientes.

Mientras esperamos, pelamos las gambas y retiramos la veta de color oscuro de la parte superior realizando un corte con cuidado con un cuchillo afilado. Tras lavarlos con agua fría, los dejamos secar unos minutos.

Toca ahora agregar las gambas peladas y limpias. Removemos para mezclarlas con el contenido, y lo programamos para otros 30 minutos de cocción a alta temperatura.

Cuando las gambas adquieran un color rosado, las retiramos y las colocamos en un plato. Aunque se puede echar sal, la cocina lenta habrá potenciado el aroma y el sabor de los ingredientes, y bastará un guiño de zumo de limón para dar el toque final, si queremos.

 

Cómo preparar judías de Santa Pau en una olla de cocción lenta

Esta exquisita legumbre de la región de Santa Pau, en Girona, es un guiso frecuente para las cenas y comidas de Navidad, quizá por sus posibilidades. Sirve tanto de plato principal, conservando el caldo, como de acompañamiento o ensalada dejándolas secar un poco. Los ingredientes necesarios para una cocción lenta son:

  • 500 gramos de judías de Santa Pau
  • 3 litros de agua
  • Verduras (a gusto)
    • 1 zanahoria
    • 1 cebolla grande
    • 2 dientes de ajo enteros
    • 2 hojas de laurel
    • 2 ramitas de perejil
    • Pimienta negra recién molida
    • Opcional añadir tocino (100 gramos) a las judías

Lo primero que hacemos es enjuagar bien las judías mientras picamos la cebolla y cortamos la zanahoria en cubitos. Juntamos los tres ingredientes en nuestra Crock-Pot y añadimos el agua, el laurel, los dientes de ajo, el perejil y la pimienta negra. Si queremos usar tocino (cortado en cubos) podemos añadirlo al inicio.

Tras cubrir la olla de cocción lenta, la programamos a baja temperatura durante seis horas, dejando que las judías de Santa Pau ganen sabor del resto de los alimentos poco a poco, lentamente. Cuando termine la cocción, podemos servirlas como plato principal o en ensalada, más fresca, con rodajas de tomate cortado.
Las Navidades son para estar en familia, y disfrutar de ella. Qué mejor que hacerlo con platos sanos y sabrosos en ollas que recuerdan a la cocina tradicional, la de toda la vida. Con el slow cooking y las ollas Crock-Pot cocinaremos para nuestros seres queridos con las recetas de nuestros abuelos.


Etiquetas: , , ,