¿Eres de los que todavía siguen usando el microondas solo para calentar la leche o el agua de las infusiones? Sí, es práctico, pero limitar tanto su uso es una lástima. Si realmente quieres sacarle partido te interesará invertir en un horno microondas que multiplica las posibilidades culinarias.

Los hornos microondas de última generación permiten preparar cualquier plato usando todo tipo de técnicas, desde asados y vapor hasta frituras saludables. Descubre todas las funciones que ofrecen y cuáles son sus ventajas para cocinar más rápidamente.

1. Verduras asadas: mucho más sabrosas y saludables

Las verduras y hortalizas no faltan en mi cocina diaria de todas las formas posibles, pero para que queden irresistibles siempre apuesto por asarlas. El asado potencia todos los sabores, concentrando los aromas naturales sin añadir nada de grasa, dejándolas jugosas por dentro y doradas por fuera. Como guarnición, para una ensalada o para hacer una crema, son además muy versátiles.

Con un horno microondas podrás utilizar la función de calor por convección, con la ventaja de que se calienta mucho más rápido. Por ejemplo, las berenjenas quedan asadas de verdad y no solo cocidas, como ocurre con un microondas convencional, y eso se nota en el sabor y la textura.

2. Fritura saludable

Los fritos tienen mala fama pero pueden ser parte de una dieta sana, si se preparan correctamente. Una merluza a la romana o patatas fritas son una delicia cuando se cocinan bien, pero no es tan fácil. Hay que lidiar con el aceite, controlar la temperatura, conseguir un dorado crujiente sin dejar reseco el interior, que no chupen mucho aceite, etc.

Si te gustan los fritos bien hechos pero te da pereza o miedo freír en aceite -a nadie le gusta el olor que se desprende-, el horno microondas te lo pone fácil. Con la función de fritura saludable solo hay que indicar al aparato qué vamos a cocinar y cuánto pesa, y él se encarga de dejarlo en su punto.

Con esta función patatas quedan doradas y crujientes y el pescado rebozado conserva su jugosidad mientras que la capa de empanado se mantiene homogénea, sabrosa y nada reseca, sin tener que usar apenas aceite y evitando todas las molestias de la fritura tradicional.

3. Cocción al vapor: saludable pero también sabrosa

Los alimentos cocidos al vapor se aconsejan cuando se quiere comer más sano, con el mito de que son sosos y aburridos. Pero eso es porque no se hace bien: la cocción al vapor puede dar resultados deliciosos. El secreto está en evitar de verdad el contacto con el agua y controlar al máximo el tiempo.

Con el vapor, los alimentos quedan en su punto, conservando todas sus propiedades, su sabor y textura. Por ejemplo, yo aconsejo cocinar así el brócoli, pero dejándolo ligeramente firme por dentro. Si comparamos el color y la textura de la verdura al cocerlo en agua o al vapor, la diferencia salta a la vista.

Hay quien le da pereza poner una olla con agua a hervir y buscar un cesto adecuado que encaje, así que la función de vapor de un horno microondas es ideal. Seleccionando el menú correspondiente tendremos unas verduras o cualquier otro alimento listo en unos minutos, sin riesgo de que quede crudo o pasado.

4. El acabado insuperable de la parrilla de carbón

¿Por qué será que los grandes restaurantes especializados en carnes y pescados presumen de parrillas y grills en sus cocinas? Está claro que el acabado de un entrecot, unas chuletas o unas sardinas en una parrilla de carbón es difícil de superar.

Un buen corte de carne se puede estropear si no se cocina bien, y la parrilla y el grill dan esa cocción perfecta: marcando el exterior dejándolo dorado, ligeramente crujiente, y conservando toda la jugosidad en el interior.

Pero como no todo el mundo puede tener una parrilla en casa podemos conseguir el mismo acabado con la función especial que incorpora el horno microondas. Dispone de un grill de carbón vegetal que permite cocinar rápidamente y sin grasas añadidas todo tipo de carnes, pescados o verduras. Una sencilla hamburguesa queda sabrosa, jugosa, bien marcada por fuera; al punto.

5. Gratinados irresistibles, el toque final perfecto

Si queremos darle más gracia a cualquier receta solo tenemos que aplicarle un gratinado. Este simple toque puede ser la guinda que convierta un plato normal en un bocado de los que hacen la boca agua. ¿No son más apetecibles los macarrones si salen del horno con un gratinado burbujeante?

También se pueden gratinar verduras y carnes, o pasteles salados, por no hablar de todo tipo de pastas. Puede ser simple, con buen queso y pan rallado, o más suculento, con mezcla de varios quesos, hierbas aromáticas y nata o mantequilla, incluso huevo. Lo importante es que quede dorado, crujiente y bien fundido.

Aunque los microondas convencionales incluyen la función de gratinar, en realidad está algo falseada porque solo tienen una resistencia superior que calienta. Los hornos microondas sí consigue gratinados como en el horno de convección, para un acabado perfecto y suculento.

6. Los beneficios de la cocción lenta

Hoy en día se nos olvida que la cocina, a veces, requiere su tiempo. Hay platos que necesitan una cocción lenta para el mejor resultado. ¿Recuerdas el chup-chup del cocido de tu madre durante todo el día, y lo delicioso que estaba? Un buen guiso o estofado a fuego lento no tiene parangón con la cocina rápida.

Otra cosa que hacían nuestras madres y abuelas era fermentar yogur casero, tan nutritivo y beneficioso para la salud digestiva, y desecar alimentos para conservarlos mejor y potenciar sus nutrientes. Prepararlos es fácil, pero requiere tener paciencia ya que necesitan su tiempo.

La tecnología no se olvida de la cocción lenta y algunos hornos microondas de última generación incluyen una función especial para preparar fácilmente alimentos secos (ideal para hacer snacks caseros saludables), yogur natural o guisos y asados largo cocinado. Además de las legumbres, la carne estofada lentamente quedará muy tierna, casi como mantequilla, y muy sabrosa.

7. Arroz y pasta en su punto

No faltan en ninguna despensa, son la base de muchos platos tradicionales y modernos y también se usan como guarnición comodín para casi todo. El arroz y la pasta cocidos parecen platos muy básicos, pero si no se hacen bien el resultado es desastroso.

La pasta siempre debe quedar al dente, ni cruda ni correosa, y jamás se cuece o escurre con aceite. Un buen arroz cocido tiene que quedar con el grano suelto, tierno pero firme al morder, con buen sabor a cereal. ¿Cómo se consigue? Controlando la cocción y la cantidad de agua.

Si siempre vamos con prisas en la cocina podemos recurrir al horno microondas también para cocinar arroz o pasta en su punto en apenas unos minutos. Aconsejo hacer grandes cantidades para tener a mano varios días.

8. El arte de la repostería: trabajando con chocolate y mantequilla

 

No todas las recetas de dulces son complicadas, pero es cierto que hay que saber trabajar ciertos ingredientes si queremos un acabado digno de pastelería. El chocolate es uno de los más delicados; a la hora de derretirlo se estropea fácilmente y eso nos arruinará el glaseado.

Según cada receta necesitaremos mantequilla en una textura u otra, por eso a veces hay que dejar que se atempere y no usarla fría de la nevera, algo que puede llevarnos mucho tiempo si no hemos sido previsores.

Gracias al horno microondas es más fácil manejar con cuidado ingredientes como estos, pues podemos controlar con precisión la potencia, el calor y el tiempo, para derretir o atemperar. La repostería es todo un arte que requiere el máximo control.

9. La magia del horneado, desde pollos asados a pizzas y tartas

 

El horneado es una técnica de cocina fundamental con la que podemos preparar muchos platos salados y dulces. La carne de un asado queda dorada y crujiente por fuera, manteniendo la jugosidad interior sin resecar, y una tarta se hornea de forma homogénea con la miga esponjosa.

Por eso, un bizcocho o una pieza de pollo no quedará nunca igual al cocinarse en un microondas convencional, porque no hornea de verdad. Con la tecnología LG Smart Inverter, el horno microondas de LG ofrece los mismos resultados que un horno de convección, cocinando además más rápido con un flujo de corriente continua que hacen que los alimentos se cocinen, calienten y descongelen de forma uniforme, evitando que se cocinen los extremos y quede congelado su interior, como ocurre en los microondas convencionales.

El horno microondas de LG incorpora además programas automáticos para preparar todo tipo de recetas directamente sin más complicaciones: asados, frituras, vapor, baja temperatura e incluso descongelado. Es tan fácil cocinar cualquier plato que se te olvidará que puedes seguir calentando con él la leche.

En Tecnología de tú a tú| He probado el Horno Microondas LG Smart Inverter y esto es lo que más me ha gustado

 

Guardar

Guardar

Guardar


Etiquetas: , , ,