El otoño ya está aquí y ha venido con temperaturas todavía casi veraniegas, pero que el veranillo de San Martín no te engañe. El día menos pensado las temperaturas bajarán en picado y no queremos que nos coja desprevenidos. ¿Has preparado tu hogar para la temporada de frío?

Para que no nos pille el toro lo mejor es adelantarnos al invierno invirtiendo en la tecnología de calefacción adecuada para cada vivienda. Y no hace falta complicarse con obras o reformas costosas, puedes optar entre muchas formas de calentar tu casa para escoger la que mejor se adapte a ti.

Hogares diferentes, distintos sistemas de calefacción

Siempre pensamos en que la mejor calefacción implica meterse en las engorrosas obras de instalación, que a veces se convierten en obra mayor. Pero hoy en día la tecnología pone a nuestro alcance numerosos sistemas que pueden ser igual de eficientes, sin montaje ni mano de obra.

Elegir entre un tipo y otro dependerá de nuestras necesidades concretas, del clima de la zona, el tamaño y forma de la vivienda o del aislamiento. Hay muchas soluciones idóneas y válidas, incluso podemos combinar varios sistemas en una misma casa.

¿Sabes cuántos tipos de calefacción existen y en qué se diferencian? A continuación analizamos las principales formas con las que puedes proteger tu casa del frío.

Bomba de calor

¿Sabías que el aire acondicionado también puede calentar tu casa? Son aparatos dotados de una bomba de calor que puede enfriar en verano y calentar en invierno, usando el mismo sistema pero al revés. El aire exterior transforma un fluido interno en líquido o gas, dependiendo de si queremos enfriar o calentar. Los hay que incluyen dos unidades interiores, como el Multisplit 2×1 Inverter Fujitsu, para diferentes estancias.

La desventaja es que no funciona muy bien en climas fríos donde haya muchas heladas, y puede resecar un poco el ambiente. Pero es perfecto para zonas templadas de inviernos suaves y cortos, ya que tenemos dos aparatos en uno y ahorraremos energía. Aunque solían ser más ruidosos, hoy tenemos modelos como el Split 1×1 Inverter LG CONFORT12.SET, con un nivel sonoro muy bajo.

Radiadores de aceite

También llamados emisores termoeléctricos, los radiadores emiten el calor a través de un fluido, un aceite térmico interno que se calienta por resistencias eléctricas blindadas. Son muy populares porque resultan cómodos y fáciles de transportar, no necesitan instalación de ningún tipo y son muy sencillos de manejar.

Su gran ventaja es la versatilidad, pues gracias a las ruedas y a que solo necesitan una toma eléctrica, se pueden colocar en el espacio necesitemos. Son totalmente silenciosos, portátiles, no emiten residuos y la mayoría se pueden programar. Eso sí, tardan un poco en calentar y no son adecuados para estancias muy grandes, pero funcionan bien como apoyo o recurso puntual en climas templados.

Además los hay de diferentes tamaños para adaptarse a cualquier rincón, con modelos mini de apenas 7 elementos como el mini Saivod CYPD-7, hasta otros con mayor capacidad de calefacción en estancias grandes, como el De’Longhi TRRS1225C, de 12 elementos. Una vez apagados conservan el calor durante bastante tiempo, hasta cuatro horas.

Radiadores de mica

Como alternativa podemos escoger un radiador de mica, que no contienen ningún fluido interno. La mica es un mineral de excelentes cualidades térmicas muy usado en la industria eléctrica, que actúa como excelente aislante. Estos radiadores no consumen oxígeno y se calientan muy rápidamente.

Su diseño es diferente porque calientan a través del panel que recubre la mayor parte del cuerpo del radiador, en lugar de estar formado por niveles, como los de aceite. Proporcionan una buena difusión del calor y modelos actuales como este Orbegozo RM1500, cuentan con un sistema antivuelco para que sean seguros de manejar.

Emisores térmicos

Similares a los radiadores, los emisores térmicos funcionan en seco, sin fluido interno, y están pensados para colocarse de forma fija en un lugar concreto que necesite calor en tiempos determinados. Son cómodos y portátiles, pero en lugar de ruedas incluyen soportes de suelo o de pared, para una fijación más permanente y así estorbar menos.

Se calientan muy rápidamente aunque conservan el calor durante menos tiempo, pero son perfectos calentar de forma puntual. Los modelos de hoy como el Haverland Basic4 seco, gastan menos energía que los radiadores de fluido e incluyen mando a distancia y funciones de programación hora a hora diaria.

Calefactores

Pequeños, compactos y portátiles, los calefactores son la solución perfecta para calentar pequeñas estancias, segundas residencias o para apoyar grandes habitaciones en momentos puntuales de mucho frío. Están pensados desde el punto de vista más práctico, por eso hay diseños variados en función del uso que se les vaya a dar.

Hay calefactores verticales como el Saivod NPO con temporizador, con función ventilación y sensor de movimiento, adecuados para calentar una habitación con mucha actividad, ya que difunden bien el calor. Otra opción es un calefactor mural como el Saivod Split CP-215M que se puede instalar en la pared para que no estorbe en el suelo, y permite distribuir el aire caliente por toda la estancia.

Termoventiladores

Esencialmente funcionan igual que un calefactor, conectándose a la red eléctrica y calentando muy rápidamente. Pero los termoventiladores incluyen además la función ventilador, que distribuye de forma más eficiente y homogénea el calor por todo el espacio. La ventilación también es útil en verano porque puede refrescar el ambiente con aire frío.

Hay modelos, como este Rowenta Sprinto SO-2320 con función Silence, muy económicos y compactos, tan fáciles de transportar que se pueden hasta llevar de viaje en la maleta. Son perfectos para tener al lado de la cama, en la mesa de la oficina o para habitación pequeñas. Más tradicionales son modelos como el climatizador estilo ventilador Soler y Palau EC con función de calefacción, muy prácticos para usar todo el año.

Entre las propuestas más actuales encontramos diseños modernos de calefactores con ventilación sin aspas. Un ejemplo es el Dyson AM09 Hot + Cool Jet Focus, con un termostato inteligente, el aparato ajusta la temperatura exacta y expulsa el aire con un chorro uniforme, incluyendo un modo difusor con una amplia proyección por todo el espacio, para calentar en pocos minutos.

Estufas

Las estufas son el sistema de calefacción eléctrico más tradicional, ese que seguro todos hemos visto en casa de nuestros abuelos. La tecnología actual es más avanzada y ha perfeccionado los diseños con modelos seguros, eficientes y adaptados a diferentes necesidades.

El brasero eléctrico sigue el estilo antiguo de los de combustión, ahora con resistencias blindadas. Es la mejor opción para una mesa camilla o rincones muy fríos. Las estufas de gas como la De’Longhi VBF2 no necesitan conexión eléctrica, son muy eficientes, seguras y no contaminan. Las halógenas como esta Saivod DES-904 funcionan por bobinas o tubos y placas reflectantes, que proyectan el calor directamente adonde se enfocan. Son muy limpias y especialmente útiles en lugares con corrientes.

También tenemos disponibles estufas como la Orbegozo PHF30, pensadas directamente para usar en exteriores, ya sea en jardines, patios, terrazas o porches. Se pueden colocar en una pared o aprovechar la altura regulable del cabezal, según modelos. Estas estufas tienen varios niveles de potencia, una apertura muy amplia y gran proyección, hasta 3 metros.

Convectores

Finalmente podemos apostar por un convector. Imitan la forma de los radiadores pero funcionan sin fluido, solo por potencia eléctrica, con termostato de seguridad regulable en diferentes niveles. La resistencia eléctrica calienta el aire frío que entra por la parte inferior, y lo expulsa rápidamente por las salidas superiores.

Hay modelos especialmente seguros con protección frente al sobrecalientamiento, y otros más cómodos con asa para transportarlos fácilmente. Son ideales para calentar en poco tiempo una estancia de tamaño medio sin necesidad de instalación. Son limpios y silenciosos, y proporcionan calefacción casi instantánea, pero poco duradera.

Sea como sea tu casa, hay un sistema de calefacción adecuado para ti y tu familia. Si sigues teniendo dudas sobre cuál es la tecnología que mejor se adapta a tus necesidades, consulta con el personal especializado que te podrá ayudar a elegir bien. Que el frío no te pille desprevenido, no hay nada mejor que refugiarse en un hogar cálido cuando caen las temperaturas.

En Tecnología de Tú a Tú | Estos son los mejores electrodomésticos que te facilitarán al máximo hacer la colada

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar


Etiquetas: