Desde hace algunos años, la sociedad española se caracteriza por la escasez de tiempo libre, lo que se traduce en cocinar en el menor tiempo posible. Pero preparar recetas tradicionales es mucho más fácil de lo que pensamos, y también más cómodo y relajado, si utilizamos una olla de cocción lenta, el método que se ha puesto de moda y que ha llegado a nuestras cocinas para quedarse.