Desde el pasado febrero, Square-Enix ha estado comprando acciones de Eidos de manera progresiva hasta hacerse con un diez por ciento de la sociedad. La intención era posicionarse en el marcado occidental, ya que a pasar de contar con algún videojuego muy popular, como la saga Final Fantasy, no terminaba de despuntar con el resto de su oferta en el viejo continente.

Esta misma semana, la junta de accionistas de Eidos ha votado favorablemente a una oferta de adquisición por parte de la compañía japonesa Square-Enix, con la anuencia de Warner Bros, propietaria de un veinte por ciento de la empresa británica, y con una mayoría del 85 por ciento. La compra será efectiva a finales de este mes de abril, lo que significa que dos de las franquicias europeas más conocidas, Tomb Raider y Hitman, pasaran a manos japonesas.

Para ello han de pagar algo más de 117 millones de dólares y ofrecer un paquete de acciones preferentes a los miembros del consejo de administración. Los tribunales británicos han tenido que aprobar esta gran operación, que se ha visto acelerada a causa de la caída de ingresos de Eidos, muy afectada por la crisis financiera, lo que ha llevado a efectuar muchos despidos por falta de financiación. Lara Croft deberá aprender japonés.


Etiquetas: ,