Las smarthome o casas inteligentes se están introduciendo cada vez más en nuestra vida. Lo que antes llamábamos domótica crece a pasos agigantados y, de hecho, el último estudio de mercado de CEDOM (Asociación Española de domótica e Inmótica) refleja que la cifra de negocio en 2015 aumentó en doce puntos sobre el año anterior.

Lejos queda ya aquella acepción de “casa inteligente” en la que nos imaginábamos nuestro hogar totalmente automatizado, frío y aséptico. Muy al contrario, lo que ahora entendemos como Smarthome es una modificación sustancial de nuestra casa pero sin grandes cambios externos: gestión de la energía, personalización de funciones como la iluminación o el sonido, etc.

Samsung-Smart-Homes-Integrated-Application-for-Smartphone-left-and-Smart-TV

Este cambio se deben, sobre todo, a la llegada del Internet de las Cosas (IoT), que ha logrado conectar de una forma inteligente muchos dispositivos para que interactuen de una forma determinada en función de determinadas circunstancias y órdenes que nosotros deseemos.

Smarthomes en la actualidad

Con la inestimable ayuda del smartphone como principal medio de control de nuestra smarthome, hoy en día tenemos infinitas posibilidades para vivir en una auténtica casa inteligente.

Si comenzamos por el exterior, la seguridad es uno de los temas que más preocupa a la mayoría de los usuarios y, para eso, disponemos de múltiples opciones como, por ejemplo, cámaras IP con las que controlar nuestra vivienda si estamos fuera (ideal para tener unas tranquilas vacaciones). Conectadas a la red WiFi de nuestra casa estaremos conectados mediante el teléfono móvil y recibiremos imágenes, vídeos y, por supuesto, cualquier alerta de intrusos o movimientos sospechosos.

Podemos hacer mucho más. Hay sistema de alarma como MyFox que, con un diseño elegante y minimalista, se integra en la decoración de nuestra casa para pasar inadvertido. Los dispositivos de MyFox disponen de cámaras y sensores y vienen acompañadas de un llavero inteligente manos libres que desactiva la alarma al reconocer automáticamente al propietario.

Existen sistemas, como el Alcatel Phone Alert que aumentan la seguridad detectando no solo movimiento o la apertura de puertas y ventanas, sino que detecta también inundaciones de agua o escapes de humo. O el kit mydlink Home Security de D-Link, que además integra sensores de luz y temperatura.

 

Después de la seguridad, el siguiente ámbito que más interés tiene para los usuarios de las smarthome es el del confort. Estar cómodo en nuestra propia casa es un derecho y los dispositivos inteligentes nos ayudan a ello. Por ejemplo el termostato de Tado, que no solo enciende o apaga la calefacción cuando entramos o salimos sino que, además, reconoce a cada usuario y ajusta la temperatura en base a nuestros gustos.

Otra forma de tener un ambiente agradable es mediante la iluminación. Philips o Belkin hace años que nos ofrecen una amplia gama de lámparas y bombillas que, conectadas al smartphone, nos permiten regular automáticamente la intensidad, el color o el brillo. Incluso podemos hacer que la luz fluctúe de acuerdo al sonido ambiente, ideal para nuestras fiestas.

Signos que te indican que tu casa se está convirtiendo una smarthome

El cerebro de la smarthome

Todas las estancias de nuestra casa pueden hacerse inteligentes: el salón (como ya hemos visto), la cocina (mediante electrodomésticos como frigoríficos que hacen mucho más que enfriar o lavadoras controladas a distancia), etc. Pero lo que está claro es que el centro neurálgico de nuestra smarthome es, sin duda, la televisión. Más concretamente la televisión inteligente o Smart TV.

Poco a poco las Smart TV han ido ganando terreno en nuestras casas y ahora mismo tienen la potencia y las capacidades suficientes como para ser la base del ecosistema de dispositivos interconectados. Mediante una plataforma en la nube (como la Smart Home de Samsung, por ejemplo) todos estos dispositivos como los que hemos citado se unirán y controlarán desde la pantalla de nuestro televisor. Así, desde el sofá del salón y con el mando a distancia de nuestra televisión, tendremos una panorámica de nuestro hogar (seguridad, calefacción, música, iluminación, etc.) y podremos, por ejemplo poner en marcha el horno, controlar el aire acondicionado y un largo etc.

Signos que te indican que tu casa se está convirtiendo una smarthome

Nuestra Smart TV funcionará, así, como si de un Hub se tratara, un concentrador de dispositivos mediante el que los usuarios podremos establecer unas reglas para que realicen las acciones que deseamos dependiendo de si estamos dentro o fuera de casa, de si estamos dormidos, etc.

La casa inteligente o smarthome no tiene que ser como la de Bill Gates, es una realidad y está al alcance de todos nosotros. Ya tenemos muchos de los dispositivos necesarios (como la smart TV o el Smartphone), así que podemos integrar en nuestra casa todos los elementos que deseemos como interruptores para las persianas, reguladores de luz, etc. Y todo, controlado cómodamente desde nuestro sillón con el mando a distancia del televisor.

 


Etiquetas: , ,