¿Será finalmente 2018 el año de la realidad virtual? Aún no lo sabemos. Pero está claro que los últimos avances y los que todavía se avecinan decidirán el futuro de una tecnología que por fin ha dejado atrás las limitaciones de los años 80 y 90. La realidad aumentada y sus derivados ya no es algo exclusivo de los salones arcade o las películas de serie B, sino un avance (casi) palpable que aspira a revolucionar no solo los videojuegos, sino el consumo y la creación de contenidos.

Pero comprender qué es la realidad virtual y cómo hemos llegado aquí no es algo sencillo si no se está familiarizado con el mundillo. De hecho, la popularización de esta tecnología ha estado acompañada de otras relacionadas como la realidad aumentada y la más reciente realidad mixta que pueden confundir ligeramente al consumidor. En Tecnología de Tú a Tú vamos a intentar explicar de forma accesible las diferencias entre unas y otras, así como sus posibles usos.

 

Esos enormes cascos de antaño

virtuality

La mayoría de la gente solo conoce la realidad virtual por las máquinas recreativas de los años 90 y su uso en alguna que otra película de ciencia ficción. Lo cierto es que, como tal, esta tecnología comenzó a dar sus primeros pasos a comienzos de los años 80 gracias a compañías como Atari. A comienzos de los 90 su potencial comenzó a ser explotado tanto con fines lúdicos como militares, y es que la creación de entornos tridimensionales e interactivos demostró ser muy interesante de cara al entrenamiento de pilotos de aviones y tanques.

Su éxito entre los consumidores, no obstante, fue escaso. Si todavía hablamos de cascos de realidad virtual es porque esos primeros visores eran máquinas increíblemente aparatosas, con gruesos cables que limitaban el movimiento y un peso exagerado. Además, había una latencia muy pronunciada entre los controles y lo que se veía en la pantalla, por no hablar de la baja calidad de los gráficos o el precio. Poca gente estaba dispuesta a gastarse el equivalente a varios miles de euros para disfrutar de una experiencia tan primitiva.

Los últimos avances en miniaturización han dejado en el pasado a esas máquinas. Dos décadas después los visores de realidad virtual han renacido con pantallas y sensores muy superiores gracias a la reducción de costes impulsada por la industria telefónica, por no mencionar la potencia de los ordenadores actuales. Los nuevos visores son más ligeros, más nítidos y más asequibles, pero sobre todo, mucho más aprovechables.

La realidad virtual y las tecnologías que descienden de ella siguen en constante evolución. Las próximas metas consisten en la eliminación total o parcial de los cables, el uso de pantallas de mayor resolución para evitar el llamado efecto rejilla y el uso de sensores de localización incluidos en el propio visor.

Realidad virtual: cuando nada es real

htc vive realidad virtual

De forma bastante sencilla podría decirse que la realidad virtual consiste en generar modelos y escenarios de aspecto realista mediante medios informáticos, algo que actualmente se consigue mediante el uso de pantallas inmersivas. Absolutamente todos los gráficos en un escenario de realidad virtual son creados por un ordenador o un dispositivo portátil. El control, generalmente, se realiza mediante mandos especializados, aunque también hay gamepads tradicionales e incluso guantes con vibración.

La sensación de inmersión depende en gran medida de la calidad de los gráficos y del control. Los visores modernos incluyen sensores de movimiento muy precisos, de forma que si movemos la cabeza en cualquier dirección alrededor podremos ver el escenario que nos rodea exactamente igual que en la vida real, sin las limitaciones de espacio impuestas por un monitor. Asimismo, los mandos se mueven en este escenario virtual para manipular objetos tridimensionales.

El sistema de localización del usuario es uno de los aspectos más importantes de la realidad virtual. Generalmente los sistemas actuales de consumo necesitan delimitar el espacio de la habitación utilizando sensores que se instalan en las paredes para decir a los juegos y aplicaciones hasta dónde llegan las paredes y evitar que nos demos de bruces contra un muro. Soluciones más avanzadas ya tienden a incorporar los sensores en el propio visor.

Técnicamente no hay mucha diferencia entre un videojuego o simulación infográfica tradicional y su equivalente para realidad virtual. La principal es que (generalmente) en la realidad virtual la imagen se divide por cada ojo para acrecentar la inmersión, pero a nivel de procesamiento no hay nada revolucionario en sí mismo. Todo lo que el usuario ve en un escenario virtual sale de un procesador gráfico.

google daydream

Las principales soluciones de realidad virtual se pueden dividir por plataformas. En PC dominan Oculus VR (Facebook) y SteamVR (Valve), representadas por los visores Oculus Rift y HTC Vive. En consolas Sony juega en solitario gracias a PlayStation VR. Por su parte, Samsung y Google compiten en el espacio móvil con los visores Gear VR y Daydream, que básicamente requieren deslizar un teléfono móvil en su interior y resultan mucho más básicos.

Realidad aumentada: modelos virtuales en escenarios reales

La realidad aumentada es una tecnología emparentada con la realidad virtual pero muy distinta. Básicamente consiste en generar información virtual sobre imágenes reales. Aunque sus primeros usos más o menos populares llegaron con los filtros para las cámaras telefónicas, esta tecnología adquirió una mayor relevancia con la presentación de las gafas Google Glass.

La realidad aumentada tiene un elevado potencial tanto a nivel lúdico como profesional. Un buen ejemplo de videojuego basado en realidad aumentada es Pokèmon Go, que superpone criaturas virtuales sobre escenarios reales. En el mundo profesional los visores de realidad aumentada permiten por ejemplo que un mecánico pueda realizar reparaciones siguiendo las instrucciones que aparecen en sus gafas inteligentes.

Las posibilidades de la realidad aumentada son más limitadas. Una de sus características esenciales es que los objetos virtuales son incapaces de interactuar con los reales. Por ejemplo, un Pokèmon virtual no puede escabullirse detrás de un árbol de verdad. Por otro lado, su menor inmersión requiere menor potencia de procesamiento y consumo, por lo que es muy adecuada para usos industriales y teléfonos móviles.

google glass

Realidad mixta: ¿lo mejor de ambas?

windows mixed reality

La alternativa a la realidad virtual y la realidad aumentada se llama realidad mixta. En realidad se trata de la unión de ambas tecnologías, pudiendo mezclar imágenes reales y virtuales, con el detalle de que los objetos virtuales en escena pueden interactuar con nuestro entorno. Por ejemplo, una persona en nuestra habitación puede ser sustituida por un avatar con forma de extraterrestre capaz de sentarse con naturalidad sobre una silla o sujetar un vaso de agua.

Otra posibilidad de interacción la podemos imaginar en un juego de aventura. En este caso la tecnología de realidad mixta permitiría transformar nuestro salón en una mazmorra de las mismas dimensiones, con todos los objetos reales en su interior sustituidos por otros virtuales. La lámpara de la mesa sería ahora una antorcha, el ordenador un cofre y así hasta el infinito.

Los visores de realidad mixta utilizan cámaras integradas para capturar el entorno y mostrarlo en pantalla. Dadas sus características, además, pueden mostrar contenidos estrictamente virtuales como si fueran un visor de realidad virtual normal y corriente. Cumplen ambas funciones. Además, sus cámaras permiten definir el espacio de la habitación, por lo que no requieren instalar sensores externos como los visores de realidad virtual actuales.

Actualmente la realidad mixta es cosa de Microsoft y sus Hololens renovadas, que quiere impulsarla con Windows 10 y la iniciativa Windows Mixed Reality. Por desgracia aún no hay ningún visor de consumo disponible. Los primeros modelos llegarán hacia finales de año de la mano de fabricantes como Acer, Dell y Lenovo. Estos aparatos funcionarán no solo con juegos y contenidos para realidad mixta, sino también con aquellos desarrollados para la plataforma de realidad virtual SteamVR.

¿Cuál será la fórmula ganadora?

realidad virtual movil

Hablar de ganadores y vencedores resulta aventurado. Lo cierto es que cada tecnología tendrá sus usos y usuarios. Si bien en el aspecto lúdico la realidad virtual está evolucionando hacia la realidad mixta gracias a las posibilidades que le proporciona, las experiencias puramente virtuales pueden ser más interesantes para ciertos tipos de juegos o simulaciones.

Asimismo, posiblemente la realidad mixta se convertirá en el futuro estándar. El desarrollo de experiencias convincentes es más complejo, pero las posibilidades son infinitas y los visores son además compatibles con contenidos de realidad virtual convencionales. Es posible que los futuros visores de Oculus y HTC aboguen por esta tecnología.

Por último, la realidad aumentada ocupará un nicho menos visible. Con casi toda certeza su menor potencial limitará su uso a aplicaciones industriales y aplicaciones para móviles. Al menos hasta que avance su miniaturización, pudiendo introducir entonces la tecnología de Google Glass en cualquier gafa convencional.

En Tecnología de tú a tú|9 tendencias tecnológicas para 2017 que van a dejarte con la boca abierta


Etiquetas: , , , , ,