Desde hace mucho tiempo y paralelamente a la guerra sobre qué sistema operativo es mejor -Windows, Mac OS X o Linux-, se está librando otra batalla en el campo de los navegadores de Internet, donde Firefox es uno de sus principales guerreros.

Firefox nacía en 2004 como descendiente de aquel tan lejano ya Netscape. La Fundación Mozilla es la responsable de su desarrollo, una organización sin ánimo de lucro cuya finalidad es mantener la elección y la innovación en Internet. Desde su nacimiento y gracias al buen trabajo realizado por todos los que pertenecen a la Fundación Mozilla, Firefox se ha ganado con méritos propios el título de ser uno de los navegadores más usados. Sólo Internet Explorer que viene instalado por defecto en los sistemas Windows y el reciente buen hacer del navegador de Google, Chrome, han conseguido superarle en cuota de mercado.

Pero son muchos los usuarios fieles al navegador del zorro. Y es que no faltan motivos, pues la búsqueda continua de innovación, complementos, mejoras, estabilidad y seguridad entre otros factores hacen que sea una de las principales opciones a tener en cuenta. Conozcamos un poco a Firefox.

Firefox, al igual que la mayoría de navegadores modernos, tiene una interfaz sencilla pero muy personalizable. Cuando abrimos la aplicación vemos una única ventana en la que podremos abrir varias pestañas para tener diferentes páginas web. El resto de la interfaz es minimalista, con apenas un par de botones para ir a la página que tengamos establecida como página de inicio y otro para los marcadores. De todas formas podemos personalizarlo a nuestro gusto, añadiendo botones para imprimir, retroceder o avanzar por el historial de navegación, ver las descargas realizadas, cortar y pegar…

Al contrario de lo que sucede en el navegador Chrome, en Firefox la caja de búsquedas es independiente a la barra de dirección. En ella podemos definir qué motor de búsquedas queremos usar: Google, Bing, Yahoo, etc… Esto es algo que sigue gustando a los usuarios que no terminan de acostumbrarse a escribir una búsqueda en la misma caja donde introducen la dirección web. En Tecnología de tú a tú vamos a darte cinco motivos por los que deberías usar, al menos probar, Firefox.

El primero de ellos es la estabilidad y rapidez. El navegador de Mozilla es una aplicación en la que decenas de programadores trabajan lo que hace que sea sólido y estable. A su vez está muy refinado por lo que es capaz de cargar una página web mucho más rápidamente que Internet Explorer.

El segundo motivo es la seguridad. Al contrario de lo que ocurre con otras opciones, en Firefox cualquier aplicación (extensión) o extra que se vaya a instalar debe pasar por nuestra autorización. Igualmente tenemos opciones para administrar nuestra privacidad pudiendo establecer criterios de actuación con el historial, vaciado de cookies, etc. al cerrar el navegador.

Como tercer motivo, adiós a los molestos Pop Ups, Firefox fue uno de los primeros navegadores que incluían la posibilidad de no mostrar esas, en ocasiones, molestas ventanas emergentes.

Firefox cumple con los estándares web más modernos. Para los que no sepan a qué nos referimos con los estándares web os diremos que son como las normas ortográficas. Los lenguajes que se usan para crear las páginas web tienen sus propias normas y novedades que se van incluyendo poco a poco. Firefox las apoya y es capaz de mostrar correctamente y con todas sus opciones -animaciones, efectos…- las webs más actuales.

Y por último, Firefox permite la instalación de extensiones, pequeños programas que permite convertir al navegador en una aplicación completa desde la que podremos hacer casi cualquier cosa.

En definitiva, Firefox es un gran navegador del que podríamos dar no cinco sino más motivos para usarlo en nuestro día a día para navegar por la red. Además es multilingüe y multiplataforma por lo que podremos instalarlos en cualquier equipo, independientemente de que use alguna de las versiones de Windows, Mac OS X o cualquier distribución de Linux. Característica importante ya que, independientemente del sistema operativo, la interfaz y uso de Firefox nos será conocida, por lo que la acción de navegar será tan sencilla como si lo hiciésemos en nuestro propio equipo.

Más información: Aprovechando al máximo los nuevos navegadores: Chrome. Especial navegadores de Internet (I) | Mejorar rendimiento de Firefox


Etiquetas: