Como cada 4 de mayo, hoy se celebra el Día de Star Wars. ¿Por qué hoy? Bueno, eso es sencillo de explicar. Todo se remonta a una nota de prensa publicada en el London Evening News. A propósito de su nombramiento como Primera Ministra, los miembros del Partido Conservador de Reino Unido felicitaron a la Dama de Hierro Margaret Thatcher con el siguiente mensaje: «May the 4th Be With You, Maggie».

Esta frase daría pie a un juego de palabras fonético, «may the Force be with you». Es decir, el clásico «que la Fuerza te acompañe» que se haría famoso a partir de ese cuarto capítulo, debut de la saga, publicado el 25 de mayo de 1977.

Pero mucho ha llovido desde 1977. Los estándares de vídeo y sonido han cambiado enormemente y, con ello, sus capacidades de mostrar el mundo que George Lucas y compañía diseñaron. La tecnología OLED lo ha revolucionado todo. Televisores como la serie LG OLED han logrado negros hasta 200 veces más profundos, de una intensidad y pureza mucho más realista. Y ya no hablemos de la nueva Sony Bravia OLED A1 que pronto podremos conocer y que promete un contraste exquisito.

¿No lo crees? Pues para refrescarte la memoria hemos preparado un recordatorio: algunas de las mejores escenas de la saga, para que veas cuánto ha cambiado la capacidad de mostrar el color respecto a los viejos VHS. Se te hará imprescindible revisarlas desde una TV OLED.

Los soles binarios (Episodio IV – Una nueva esperanza, 1977)

Este momento es un verdadero clásico, una imagen de ciencia ficción típica. Arropado por la banda sonora de John Williams, el contraste de colores y los matices del cielo nos invitan a soñar en mundos imposibles. Como los que recorrió Luke Skywalker.

La conspiración de Darth Sidious (Episodio I – La amenaza fantasma, 1999)

La riquísima recreación de la ciudad no podía lucir todo su potencial en las primeras versiones domésticas, más aún la escena previa, cuando aparece el holograma del perverso Darth Sidious en mitad de una conferencia, unas negociaciones del todo infructíferas.

Mientras Darth planea su conspiración con su aprendiz Sith, si quieres disfrutar de esas cientos de pequeñas luces, transportes aéreos y la línea de un cielo eterno, necesitarás una TV a la altura.

Yo soy tu padre  (Episodio V – El Imperio contraataca, 1980)

Sin duda, esta es una de las escenas más míticas de todos los tiempos. No sólo de la saga, sino de todo el cine comercial.

Con ecos freudianos, George Lucas pone a prueba los límites de un joven Luke que sufre por partida doble, al sentirse engañado por su mentor Obi-Wan y al descubrir que su poder es adquirido por el perverso linaje del que procede. Y, cómo no, la profundidad de campo en algunos planos y la iluminación tenue requieren de una pantalla de calidad para disfrutarla en todo su esplendor.

Conoce a Darth Vader (Episodio IV – Una nueva esperanza, 1977)

Una forma poderosa de comenzar: Darth Vader no deja títere con cabeza, su destructor estelar piensa marcar la nueva ley marcial. Una escena que impacta por partida doble: primero por el oscuro mensaje que arroja y segundo por la construcción entre escenas luminosas y blancas, entre los pasillos, y la oscuridad que se cierne devorándolo todo.

El asteroide imposible (Episodio V – El Imperio contraataca, 1980)

Las probabilidades de navegar con éxito por este asteroide, como apunta C-3PO, son aproximadamente de una entre 3.720. Aún así, el Han Solo interpretado por Harrison Ford piensa intentarlo.

Con un ritmo frenético y buen sentido del humor, con barrenas y riesgo desmedido, el equipo logra escapar y atravesar el terreno a velocidad impresionante. Una escena donde disfrutar de los confines del universo copado de estrellas.

Hora de criosueño (Episodio V – El Imperio contraataca, 1980)

En una lúgubre escena, Han Solo es tomado prisionero y congelado en carbonita, convertido en una pobre estatua. La luz de las escaleras irradia un ámbar frío, que contrasta con los gases de la nave y la oscuridad general. En cualquier caso, los tonos son principalmente sombríos: para disfrutar de ellos necesitamos un contraste de imagen superior al habitual.

Yoda contra el Conde Dooku (Episodio II – El ataque de los clones, 2002)

El Lord Sith más peligroso, capaz de derrotar a Obi-Wan y Anakin, se ve al final las caras contra Yoda. El maestro Yoda cuenta con 900 años de edad, pero aún puede dar bastante guerra.

El Conde Dooku logra finalmente escapar, pero a cambio nos deja una interesante escena de contrastes, donde el poder de los sables luz choca por primera vez con una fuerza superior.

Yoda contra Darth Sidious (Episodio III – La venganza de los Sith, 2005)

Más extrema aún es esta escena, un duelo en el Senado entre el Lord Sith Darth Sidious y el Gran Maestro Jedi Yoda. El primero empieza a lanzar vainas como un demente mientras Yoda hace lo posible por eludirlas.

En un momento puntual, Sidious lanza un rayo de fuerza que deja debilitado a Yoda, y finalmente cae al vacío, golpeándose contra la plataforma del canciller. Esta ocasión es aprovechada por el Lord Sith, pero Yoda aún tuvo fuerzas para comunicar este terrible agravio.

La batalla de Endor (Episodio VI – El retorno del Jedi, 1983)

Una de las batallas más feroces de toda la primera trilogía, donde una gran flota de cruceros se da cita, entre unos pocos A-Wing, el Halcón Milenario y los malditos TIE.

Con la Estrella de la Muerte de fondo, esta es una escena especialmente propicia para ver en una gran televisión OLED: los diferentes tonos y brillos generados por el fuego cruzado contrastan con el fondo espacial, inmenso e inescrutable.

En Tecnología de Tú a Tú| QLED, OLED, Quantum Dot y otros conceptos que debes conocer si te vas a comprar un televisor este año