Hoy se cumplen 5 años de uno de los sucesos más espeluznantes y salvajes que han ocurrido en nuestro país, en el cuál todos sufrimos una enorme pérdida. Pero en especial, para aquellos que lo han sufrido de forma más cercana; aunque el tiempo pasa y podemos apartar esos recuerdos de nuestra mente, hay muchas familias que desgraciadamente tienen que luchar por superar cada día, y vivir con el dolor y el vacío que supone un experiencia tan traumática.

Sobran las palabras, y por mucho que queramos, nunca podremos llegar a comprender el dolor que están experimentando. Pero, recordarles que aunque en menor medida, compartimos parte de su dolor, y a todos nos robaron un poco de vida aquel jueves 11 de Marzo de 2004. Por las víctimas, por las familias, por todos los amantes de la paz… creo que el mejor homenaje que podemos hacer es no olvidar nunca su recuerdo y tenerles muy presentes en nuestras vidas.

No puedo dejar de experimentar escalofríos y emocionarme cada vez que escucho la canción de La Oreja de Van Gogh en homenaje a las víctimas de aquel haciago día, y que mejor manera de homenajear a todos los afectados que haciéndome eco de su mensaje.