00114842319403____10__1200x1200

Hasta el 10 de julio, la Eurocopa será el fenómeno mediático por excelencia en prensa escrita, medios online y, sobre todo, en la televisión.

Precisamente, y a pesar de la irrupción de otras pantallas, como las de las tabletas, móviles o portátiles, la televisión sigue siendo el soporte preferido para disfrutar de las competiciones deportivas, ya sea en nuestra casa, la de un amigo o en un bar. Y si es en pantalla grande, mejor aún.

Generalmente, los televisores se categorizan por el tamaño de la diagonal de la pantalla, asociándose un mayor tamaño con una mayor calidad del dispositivo. Pero hay otros parámetros que caracterizan la calidad de una pantalla, además de la diagonal en pulgadas.

La resolución de pantalla

Uno de los parámetros que caracterizan a un televisor, además de su tamaño, es la resolución de pantalla. Durante la historia de la tele, esta resolución ha ido aumentando, pasando de las 365 líneas de la tele analógica, a las 576p de la resolución SD (Standard Definition), después a 720p de HD (High Definition) y a 1.080p, que es la resolución de Full HD.

El motivo por el cual hablamos de 576p, 720p o 1.080p es porque, para definir la resolución de una pantalla de televisión, tradicionalmente se da únicamente el número de líneas verticales. Siendo la “p” indicador de que la imagen se genera de forma progresiva. Si usamos un formato de pantalla 16:9, la resolución completa es de 1.280 x 720 píxeles para HD o 1.920 x 1.080 píxeles para Full HD. En 576p, para formato DVD 16:9, hablaríamos de 1.024 x 576 píxeles.

8K_UHD,_4K_SHD,_FHD_and_SD.svg

De todos modos, a medida que el tamaño de las televisiones aumenta, si mantenemos constante el número de píxeles que se muestran en ellos, al final se acaban por ver los píxeles individuales. Además, cuantos más píxeles contenga una imagen digital, más nitidez y detalle tendrá.

De ahí, que hace unos años se decidiese dar el siguiente salto en resolución para superar Full HD, dando paso a UHD (Ultra HD). Simplificando, se puede decir que UHD es equivalente a 4K, aunque en la práctica es una equivalencia que hay que manejar con cuidado. Mientras que UHD tiene 3.840 x 2.160 píxeles, 4K puede tener 4.096 o 3.996 píxeles de resolución horizontal.

De todos modos, para el caso que nos ocupa, hablaremos indistintamente de 4K y UHD para las teles con definición por encima de Full HD. Para complicar más la cosa, UHD también contempla 8K, que son nada menos que 4.320p líneas verticales y 7.680 píxeles horizontales, aunque de momento no parece que tengamos que preocuparnos por este tipo de pantallas 8K. Puesto que no hay.

¿Merece la pena 4K?

Si estamos en la tesitura de comprar una tele para ver bien los partidos de la Eurocopa, 4K no es realmente un argumento. Parece que no habrá muchas oportunidades de ver partidos en UHD en nuestra geografía con la excepción de algunos suscriptores de satélite.

De todos modos, si pensamos en comprar una tele ahora, aunque los contenidos 4K no abunden, es interesante pensar en adquirir un modelo UHD para evitar que nuestro televisor se quede obsoleto antes de lo esperado.

4kultrahdlogos1

Las ventajas de las teles 4K pasan, en primer lugar, por su calidad de imagen, especialmente en el apartado de la definición. Cuantos más píxeles tengamos, más detalles sobre la imagen podremos “pintar” sobre ellos. Además, para pantallas por encima de 40’’ de diagonal, tener más píxeles es una buena noticia para evitar que el tamaño de los puntos sea tal que se aprecien a simple vista.

Las pantallas 4K, además, sirven para ver contenidos tradicionales no-4K. Mediante su procesador de imagen, las teles UHD “escalan” contenidos con resolución por debajo de 4K para hacer que se vean en una pantalla usando todos los píxeles disponibles.

El mayor número de píxeles en las teles UHD hace posibles tamaños de pantalla mucho mayores sin sacrificar la calidad de imagen. Es decir, podremos tener una pantalla de 65’’ (por poner un ejemplo) sin que se noten los píxeles individuales de las imágenes.

Tampoco podemos perder de vista que, a medio plazo, los contenidos 4K serán la normalidad, y siempre es mejor escalar de Full HD a 4K que la revés.

4K sí, pero, ¿solo o con OLED, LCD, HDR?

Sobre qué tipo de tele 4K es mejor, la verdad es que entramos en un terreno en el que no es fácil decantarse por OLED o LCD. Cada tecnología tiene sus ventajas e inconvenientes. Por no hablar de HDR (High Dynamic Range), la más reciente adición al repertorio de tecnologías para mejorar la calidad del vídeo.

Dependerá del presupuesto que tengamos, o de nuestras prioridades y gustos televisivos o cinematográficos. Los cinéfilos se decantarán por los modelos con mayor calidad de imagen, mientras que otros usuarios estarán cómodos con modelos sin demasiadas florituras tecnológicas.

Pero 4K empieza a ser muy recomendable, siempre y cuando las limitaciones en el presupuesto sean incompatibles con el precio de los modelos UHD.

 

Samsung UE55JU6800 UHD 4K, Nano Crystal Color

Samsung UE55JU6800 UHD 4K, Nano Crystal Color

Una tele LCD 4K con un tamaño comedido de 55”, que además usa tecnología de nano cristales para obtener un colorido más rico y veraz. Tiene Smart TV y conectividad WiFi, además de un diseño elegante y funcional.

Samsung UE55JU6800 UHD 4K, Nano Crystal Color

LG 60UF851V UHD 4K, 3D, Wi-Fi

LG 60UF851V UHD 4K, 3D, Wi-Fib

LG también tiene teles LCD en su repertorio. Este modelo de 60” es 4K con smart TV y panel IPS. También cuenta con conectividad WiFi y sonido de 20W en sus altavoces Harman Kardon.

LG 60UF851V UHD 4K, 3D, Wi-Fi

Panasonic TX-55CX750E 4K 3D, DLNA

Panasonic TX-55CX750E 4K 3D, DLNA

Con 55” de diagonal, esta tele de Panosonic cuenta con conectividad DLNA, así como tecnología para visualizar contenidos 3D. No es especialmente útil en los tiempos que corren. Pero es una característica a tener en cuenta.

Panasonic TX-55CX750E 4K 3D, DLNA

Foto | Resoluciones de pantalla, Wikipedia, autor Libron


Etiquetas: , , ,