Disney ha realizado un movimiento estratégico de mercado de dimesiones colosales. Se ha aventurado a comprar Marvel, el imperio de los comics y superhéroes más extenso del planeta, por 4000 millones de dólares. Ese montante económico es aportado en parte con dinero y en parte con acciones. De manera que los accionistas de Marvel recibiran 0’7 acciones de Disney por acción, unos 30$ aproximadamente.

Lo curioso de este negocio es que Steve Jobs es uno de los grandes accionistas de Disney, compañía que ya compró Pixar en su momento y que parece orientarse claramente hacia el mercado cinematográfico de la mano de otras fuentes más lejanas a sus clásicos animados.

Esta mano que está extendiendo Steve Jobs, co-fundador de Apple, parece indicar claramente el futuro mercado multimedia del iPhone y sus herederos. Antes de que Sony se desvincule definitivamente de Ericsson y anuncie su PSPhone que estará intimamente vinculado a Sony Pictures en cuanto a funciones multimedia en streaming. Es una guerra de aventurados que se luchara en unos años, pero el posicionamiento empieza a avistarse poco a poco por cada parte.


Etiquetas: