Me reconozco un entusiasta del sistema operativo Windows, tendrá sus pros y contras y será muy discutido, pero bien es cierto que para un uso de programas no generalistas y de un ámbito de negocio reducido, sigue siendo el sistema más compatible y del que de tanto usar se conocen casi todos sus secretos.

Pero a veces hay que quitarse el sombrero ante la versatilidad de sus rivales, en este caso, y frente al exceso que cometen los sistemas operativos de Microsoft en sus sucesivas versiones en relación a RAM y CPU, se presenta una distribución de Linux capaz de funcionar en un Pentium 1 (aquellos de antes de los MMX incluso) y con 64 Mb de RAM.

Sólo requiere de unos 2Gb de disco duro y 200 megas es lo que ocupa. La verdad que más de uno podrá desempolvar alguna vieja joya del armario y darle algún uevo uso. Por cierto, la distribución se llama TinyMe y la podéis bajar de aquí.


Etiquetas: