Sony Bravia XDV-W600, con este “sencillo” nombre Sony se introduce a través de la prestigiosa gama de productos Bravia en el mundo de los TV de bolsillo. Pero no nos confundamos porque estamos ante un dispositivo más cercano a un móvil que a un televisor. Este pequeño aparato de televisión no usa la señal analógica (a punto de extinguirse) habitual ni la innovadora y prometedora TDT, ambas de caracter gratuito.

En Japón, donde primero saldrá a la venta el producto, existe una tendencia implantada hacia los servicios de pago puesto que la relación calidad-precio suele ser muy lógica y razonable. Sólo hay que recordar el fracasado WAP europeo y el triunfo inusitado del “equivalente” nipón, el i-mode que tienen millones de suscripciones y es fuente de pingües beneficios para la operadora dominante NTT-Docomo por ejemplo. Pues bien, este precioso dispositivo basa su capacidad televisiva en la novedosa tecnología DVB-H.

Esto no es más que un estandar de televisión ideado para dispositivos móviles, y consiste en esencia en una TDT cuyo ancho de banda está adaptado a lo que necesitan los terminales con pequeñas pantallas (máximo 5 pulgadas para que la pérdida de calidad no sea apreciable) donde no se necesita tanta resolución como en un televisor convencional de 14″ en adelante.

El DVB-H necesita de un despliegue de antenas por parte del operador que vaya a implantar el servicio, aunque se pretende que sea compartido y no ocurra como en GSM y UMTS que cada operador pone sus antenas a diestro y siniestro en “chiringuitos” particulares separados por escasos metros entre sí. Como comentábamos anteriormente, será un servicio de pago, como la televisión por UMTS que algunos terminales permiten ya a día de hoy pero con una calidad superior al estandar H.263 y H.264 de videoconferencia que usan ahora mismo los dispositivos.

Sony, de forma pionera introduce en el mercado este televisor de 4 pulgadas, y si esto es así es porque tiene visos de convertirse en estándar el DVB-H (recordemos que el deseado Nokia N96, que nunca llegó, también integraba esta tecnología). Además del diseño preciosista blanco estilo Apple, es resistente al agua (que no acuático ni sumergible) para poder tenerlo en la bañera, piscina e incluso playa. Aunque habrá que ver el comportamiento de esa pantalla en exteriores, pues ya sabemos los problemas que hay en la exposición directa al sol de las pantallas TFT.

En España, un país adicto a la televisión, el aparato puede ser un éxito si aparece antes de que se integre esta tecnología en la mayoría de los móviles. Auqnue me surge la pregunta de si necesitará una tarjeta SIM al ser una televisión de pago bajo suscripción al operador, o la autonomñia que tendrá pues no me planteo enchufar algo al lado de la bañera y jugarme la vida día sí día también mientras veo Gran Hermano.La idea no es mala. El precio ya veremos.


Etiquetas: