El fabricante Chino Haier sorprendió a todos en el pasado CES de las vegas con su televisor sin cables. Al margen de la guerra de pulgadas, conexiones y alta definición, han mostrado al mundo que los cables sueltos por detrás de los muebles pueden tener los años contados. En términos generales, hace uso de campos electromagnéticos para conseguir transmitir energía a una distancia de 30 cm dsde la base emisora al propio televisor. Para ello goza de una placa de 30cm en su parte posterior que permite la recepción de la energía eléctrica. Esa base si irá conectada con cables a la red. Y la señal de video también será propagada inalámbricamente, hay muchos protocolos en la actualidad que permiten alta definición sin cables, aunque ninguno estandarizado todavía.

Durante este año pasado hemos visto el cargador por inducción de la Palm Pre (llamado Touchstone) que permite cargarla por simple contacto entre superfices, también hemos visto aparatos capaces de captar la energía circundante que proporcionan las radiaciones Wifi y convertirlas en electricidad para pequeños dispositivos y ahora el sistema novedoso que usa este televisor.

Parece que el futuro inmediato está reservado para la inducción, a pesar de desperdiciar más energía y aún no dominar mucho la directividad de su propagación, necesitando contacto directo todavía entre las prtes que intercambian la energía. Haier ha pegado fuerte entre fabricantes muy asentados del sector de la electrónica. El primer televisor sin cables puede que se quede en esa feria, pero no tardarán en llegar sus sucesores al gran público durante este año 2010. El precio ya será harina de otro costal, toda tecnología incipiente tiene sus costes, y la vida sin cabes tendrá un alto precio inicialmente.


Etiquetas: ,