A la hora de decidir la conexión de alta definición a usar, lo más cómodo es elegir HDMI puesto que proporciona imagen con calidad hasta full HD (1080p) y sonido 5.1 que luego según la fuente a la que lo conectemos puede ser más o menos útil. La opción de cable por componentes permiten imagen hasta full HD pero el sonido que se transmite por el RCA (rojo/blanco) es simplemente estereo. Mientras que DVI sólo transmite la imagen hasta full HD sin sonido.

Por tanto es obvio por qué HDMI ha triunfado entre los fabricantes de imagen y sonido. Las bases del futuro HDMI establecen tres puntos de apoyo que no hacen sino vislumbrar las inmensas posibilidades multimedia que nos esperan: En primer lugar el cable será bidireccional en términos de sonido, lo que permitirá que éste pueda viajar en ambas direcciones con las consiguientes ventajas a la hora de utilizar las conexiones de un amplificador 5.1 cuando las tenemos bastante saturadas.

En segundo lugar se va a integrar una especie de conexión ethernet sobre HDMI, lo que hará que el estándar ipv6 que proporciona internet a día de hoy pueda llegar a la televisión de forma más sencilla pudiendo reutilizar la conexión a internet existente en otros dispositivos, como el ordenador que conectamos a la televisión, por ejemplo.

En tercer lugar soporte para enviar dos imágenes simultáneamente pero separadas, permitiendo el cine 3D que tantas perspectivas tiene de implantarse y más con la llegada de películas en ese formato sobre soporte BluRay para este año recién comenzado. Promete el futuro de la alta definición y su integración con LCD, ordenadores y gadgets en general. Ahora que las televisiones full HD son bastante asequibles es bueno ver que la inversión no será en vano.


Etiquetas: