Después de varios meses de trabajo de campo, un equipo de investigadores de la Universidad de Sevilla estudia el desarrollo y aplicación de redes de sensores inalámbricos y técnicas de inteligencia artificial para la monitorización ambiental de Doñana.

Con esta red de sensores buscan obtener información ambiental del entorno del parque natural que pueda ser útil a los investigadores del mismo. La iniciativa, que se enmarca dentro del proyecto de investigación ARTICA, cuenta con un equipo de diez científicos del Departamento de Tecnología de la universidad sevillana.

La red está formada por un conjunto de nodos compuestos por unos dispositivos sencillos y de bajo coste que perciben el estado del entorno que les rodea y que pueden comunicarse con el resto de nodos de la red mediante radiofrecuencia. Gracias a esos lectores, es posible medir desde la subida del nivel de agua de una laguna, la temperatura o el grado de humedad del aire, hasta la radiación ultravioleta.

Según afirma el director del proyecto, “las redes de sensores inalámbricas, por la propia sencillez que tienen, se pueden desplegar de una forma masiva. Por tanto, son muy adecuadas para cubrir áreas muy vastas o zonas especialmente remotas en las que no tiene sentido establecer una red de comunicación tradicional”.

La aplicación de la red de nodos al Parque Natural de Doñana está prevista para el próximo mes de Febrero.


Etiquetas: ,