Tras plataformas como Second Life, los avatares dan el salto desde los mundos virtuales trasladándose también al campo de la navegación por Internet gracias a la iniciativa de la empresa germana Weblin, que nos trae a España su aplicación. Con sólo instalar un pequeño software dispondremos de unos personajes que podemos crear a nuestra imagen y semejanza (o a la que nos gustaría tener) y que nos acompañarán en las visitas a cualquier página web ya naveguemos con Explorer o Firefox.

Los weblins, que así se llaman las "criaturas de Weblin", son unos personajes que pueden comunicarse entre sí. Cuando un usuario entra en una web tiene la opción de comunicarse con los otros a través de sus weblins, mediante un sistema de mensajería pública o privada. De esta forma es posible conocer a usuarios afines y con gustos parecidos a los nuestros y poder interactuar con ellos.

Estos muñequitos, de los cuales ya parece haber cerca de 100.000, incorporan también un sistema para poder postear en un blog de forma directa, un sistema de localización que busca el emplazamiento de nuestros contactos (siempre que éstos den autorización), un traductor de webs y el envío de regalos virtuales, de forma similar a como hace Facebook.

La empresa Weblin está explorando el uso de la aplicación para campañas corporativas, conciertos o manifestaciones virtuales. Se prevé que para finales de año la población de weblins llegue al millón.


Información cortesía de: