La extensión de Internet ha logrado que cualquier persona pueda acceder a la información volcada en la red desde un ordenador desde un lugar remoto, sin importar su raza, cultura y lenguaje… ¿Lenguaje? Esta última afirmación desgraciadamente no era del todo cierta, pues de los 1,6 mil millones de internautas en el mundo, más de la mitad no emplea caracteres latinos. E

s precisamente por eso, que el ICANN, la organización que gestiona los dominios en la Red, tiene listo un sistema, ensayado desde hace más de un año, que permitirá que a partir de noviembre se puedan escribir direcciones en Internet con caracteres no latinos. Si todo siguiese su curso normal, el plan debería ser aprobado esta semana y empezaría a entrar en funcionamiento el próximo 16 de noviembre.

El cambio, aunque complicado, se antoja fundamental para hacer la red más accesible a todos. De hecho, en la actualidad algunos países, como China o Tailandia, habían introducido sistemas para permitir la escritura de direcciones en su idioma y traducirlas a los códigos imperantes en Internet. Pero desgraciadamente no podían ser reconocidos por todos los ordenadores.

Las direcciones reales de Internet consisten en una secuencia de números. Para facilitar el recuerdo de las mismas, estos números tienen una traducción en letras y, hasta ahora, esta codificación se basaba en caracteres latinos, debido al origen norteamericano de la Red. Pero en breve, esos números aprenderán nuevos caracteres, y por ende, nuevos idiomas.


Etiquetas: