Cuando leía la noticia, mi primera impresión fue pensar de qué narices están hablando, pero al fina resulta que de narices va la cosa, o al menos el proyecto que un grupo de científicos de la Universidad de Keio, capitaneados por Kenichi, va a presentar la semana que viene en la ACM Multimedia 2010 de Florencia, y según el cuál han modificado impresoras para que en lugar de tinta compartan con los presentes diferentes olores.

Dicho así rápido y pronto no es posible entender nada, pero si analizamos lo que van a presentar estos científicos japoneses entenderemos a lo que se refieren. Están trabajando con material de Canon, ya que su sistema de inyectores es perfecto para el proyecto, pues así pueden expulsar pequeñas cantidades del material líquido con el que están trabajando, con un extremado control. De hecho, por el momento el sistema puede expulsar hasta cuatro aromas diferentes.

Entrando en detalles del funcionamiento, los inyectores de Canon pueden expulsar un picolitro en 0.7 milisegudos, muy poca cantidad para apreciar el olor, pero el control del sistema les permite prolongar hasta 100 milisegundos para producir olores como Limón, Vainilla, Lavanda, Manzana o Menta.

El problema técnico al que se enfrenta esta tecnología, es la imposibilidad inicial para mezclar olores, pues el sistema no se basa como en las impresoras normales de color, es decir, no se trata de un sistema Red/Green/Blue, en el que ir variando las cantidades para conseguir un resultado concreto. No puedes sintetizar el olor del chocolate a partir del de la fresa.

Curioso al menos, ¿no os parece?


Etiquetas: