Su nombre es Ley de Creación e Internet y según Christine Albanel, ministra francesa de cultura, es “un método pedagógico parecido al sistema de permiso de conducir por puntos”.

Pretenden castigar al internauta nada menos que cortando la conexión a internet, pero teniendo la delicadeza de dar dos avisos. Un primer aviso advierte al usuario que se han realizado descargas de contenido protegido por leyes de propiedad intelectual desde una determinada IP, amenazando con posibles sanciones si se vuelve a repetir.

En caso de persistir, al cabo de unos meses se enviará una segunda misiva al usuario contumaz. Si esto por si solo no le convence y vuelve a reincidir, se interrumpirá de modo forzoso la conexión a internet durante un tiempo que puede ir de tres meses a un año. Tres meses si el infractor se compromete a no volver realizar estas descargas, y hasta doce meses si no lo acepta.

El proveedor ISP ha de suspender la conexión en dos semanas,y si esto no ocurre, podrá incurrir en multa de hasta cinco mil euros. Además, el no tener conexión a la red no significa que dejemos de pagar las facturas, ya que el proveedor de ADSL tendrá garantizado el derecho a cobrarlas y se limitara la migración a otras compañías en ese período.

Para regular y gestionar esta tarea de vigilancia se pretende crear un organismo independiente llamado Hadopi. Esta suerte de Gran Hermano de la red ya ha sido criticado, a dios gracias, por el Parlamento Europeo, que ve con mejores ojos que sea un organismo judicial quien lo regule. Se barrunta malos tiempos para las redes P2P si esto prospera.


Etiquetas: , ,